El Economista - 70 años
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 11°C
Versión digital

sab 25 Jun

BUE 11°C
Publicado en el Boletín Oficial

El Gobierno actualizó el Presupuesto 2022: este es el DNU

El Poder Ejecutivo oficializó cómo será el nuevo reparto de fondos del Estado para lo que resta del año, aunque evitó dar una nueva proyección de inflación para este año

Alberto fernández junto al ministro de Economía, Martín Guzmán.
Alberto fernández junto al ministro de Economía, Martín Guzmán. Archivo.
16-06-2022
Compartir

El Gobierno Nacional publicó este jueves el DNU con el Presupuesto 2022. El documento ratifica las metas acordadas con el FMI adaptó, definió cómo se distribuirán las partidas en lo que resta del 2022, pero evitó blanquear una nueva pauta de inflación anual. 

El Poder Ejecutivo debió recurrir a la prórroga por decreto del Presupuesto luego de que la oposición resolviera votar en contra del proyecto oficial en la sesión de la Cámara de Diputados del 17 de diciembre, sin que quedara margen de tiempo para el debate de una eventual nueva iniciativa.

En los últimos meses el Poder Ejecutivo había asegurado que en el decreto presupuestario incluiría, además de una lógica adaptación del esquema de gastos e ingresos a los supuestos del FMI -el proyecto de ley enviado por el ministro de Economía, Martín Guzmán, en septiembre del año pasado no tenía- una recalibración de la expectativa de inflación que tiene el equipo económica, en el marco de estimaciones privadas que ya superan el 70% para 2022.

Con esto, el ministro de Economía completa uno de los últimos compromisos firmados con el organismo que maneja Kristalina Georgieva, y presentó en sociedad el flamante Presupuesto 2022 alternativo.

Actualizaciones presupuestarias 

El decreto prevé "una proyección de déficit primario base caja del Sector Público Nacional (SPN) de 2,5% del PIB". La ratificación de obtener un déficit primario del 2,5% forma parte del acuerdo con el FMI, que establece una reducción gradual del rojo de las cuentas públicas: en 2022, el déficit será del 2,5%, en 2023 del 1,9% y en 2024 del 0,9%.

La modificación presupuestaria, en su artículo 8, incluye una autorización para emitir Letras de Liquidez del Tesoro en pesos a descuento (Lelites) hasta alcanzar un importe máximo en circulación de cien mil millones de pesos para afrontar las emisiones que se realicen durante diciembre de 2022, y cuyo vencimiento se produzca en enero de 2023. Estos instrumentos serán emitidos a plazos menores o iguales a 30 días, y podrán ser suscriptos únicamente por los Fondos Comunes de Inversión.

El Palacio de Hacienda indicó a través de un comunicado que se "continuará con los esfuerzos iniciados en diciembre de 2019 para profundizar el desarrollo del mercado local de capitales, creando las condiciones para un financiamiento del Tesoro en condiciones que sean atractivas para los inversores y respeten los marcos de sostenibilidad de la deuda pública".

"La política económica del Gobierno nacional tiene como objetivos el crecimiento sostenible con generación de empleo y el fortalecimiento de las condiciones para reducir la inflación", puntualiza el comunicado oficial.

En este sentido, las autoridades consideran que "una condición necesaria para ello es que la política fiscal y monetaria se encuentren alineadas con el objetivo de robustecer la acumulación de reservas internacionales".

A efectos de los objetivos económicos y sociales trazados, se mantendrán "las metas anuales del programa económico, que son los pilares sobre los cuales se asienta un proceso de estabilización que refuerce la tendencia de crecimiento económico y de recuperación sostenible de los ingresos de las trabajadoras y los trabajadores y el fortalecimiento de la seguridad social".

De todas formas, se aclara que "el cambio en las condiciones económicas ha generado una modificación en la estacionalidad del gasto a lo largo del ejercicio fiscal".

El Gobierno nacional ha trabajado activamente para garantizar la seguridad energética minimizando el impacto del alza de los precios de la energía en el costo de mantenimiento del sistema. En particular, se alcanzó "un nuevo acuerdo con Bolivia para garantizar el abastecimiento de gas natural", y "complementariamente se alcanzó un intercambio de energía eléctrica con Brasil, que implicó una reducción de los costos necesarios para garantizar la seguridad energética".

A pesar de estos esfuerzos, "el impacto de la guerra en los precios internacionales del Gas Natural Licuado (GNL) y otros combustibles líquidos generó un incremento del gasto en subsidios, que se desacelerará a lo largo del año".

En esta actualización presupuestaria no se incluyó el costo de vida proyectado para este año, y el último dato de inflación se conoció el martes último con una suba de precios del 5,1% para el mes de mayo, alcanzando una variación interanual del 60,7%.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés