El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 22°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 22°C

El consumo cayó 9,8% en junio

Las ventas minoristas acumulan una retracción de 6,4% en el 2016. ¿Se recuperarán en el 2° semestre?

04-07-2016
Compartir

“En un mes muy malo para el consumo, las cantidades vendidas por los comercios minuciosidad bajaron 9,8% en junio frente a igual mes del año pasado. Es el sexto mes consecutivo en que las ventas se retraen, agravando la situación de las empresas del sector que, con poco margen de liquidez, deben afrontar las fuertes subas en los costos de la actividad”, informó ayer CAME en un comunicado.

El mes pasado, el consumidor volvió a controlar con meticulosidad su presupuesto, evitando compras innecesarias y tratando de encontrar los mejores precios y las ofertas más convenientes del mercado. “La situación es grave porque no se trata de una retracción por expectativas desfavorables sino por la pérdida concreta de ingresos en muchas familias que las obliga a recortar su canasta de consumo”, agregan desde CAME.

Lo que levantó un poco la demanda, añaden desde CAME, fue el Día del Padre, “aunque la fecha este año estuvo modesta”. Sobre fin de mes, algunos cobros anticipados de aguinaldos ayudaron a mover el consumo, pero tampoco fue suficiente. Es que si bien los comercios activaron cuotas y ofertas tentadoras, las familias evitaron endeudarse más de lo necesario para no continuar sobrecargando las tarjetas pues “ya manifiestan restricciones para cumplir con los pagos”

El acumulado

Con el resultado de junio, las ventas minoristas medidas en cantidades registraron una caída promedio interanual de 6,4% en el primer semestre del año. Pero a pesar del panorama desalentador, dice el informe, muchos empresarios prefieren olvidar los últimos meses y poner las expectativas en el segundo semestre en el que se espera algún repunte.

Los rubros

Con la excepción de farmacias, todos los rubros que componen la canasta de consumo cayeron en la comparación interanual, y la mayoría con bajas muy pronunciadas.

Por ejemplo, en electrodomésticos y artículos electrónicos, las ventas bajaron 19,2% anual (siempre medidas en cantidades). Según CAME, la demanda se concentró en notebooks, tablets, hornos eléctricos, cafeteras, calefactores eléctricos, y pequeños electrodomésticos, principalmente. Aunque todo en pequeñas dosis. Los comercios del rubro dieron hasta dieciocho cuotas sin interés y ofrecieron descuentos muy importantes, pero aun así la venta fue lenta. Sobre fin de mes, y con el cobro de los aguinaldos, se movió un poco más el mercado, pero siempre por debajo del año pasado. La modalidad de compra que predominó en ese rubro fue con tarjeta de crédito y en cuotas sin interés.

En indumentaria, las cantidades vendidas tuvieron una baja anual de 10,1%, con la demanda muy concentrada en la semana previa y posterior al Día del Padre. “Hubo descuentos y liquidaciones, pero pocos consumidores en la calle, en parte porque la gente evitó tentarse con los gastos”, agrega CAME. No ayudó el crecimiento en la venta ilegal durante todo el mes, que desplazó buena parte de las operaciones del mercado formal al ilegal. Ese efecto se sintió en todo el país donde la cantidad de manteros y saladitas siguen creciendo.

Una situación similar ocurrió en el rubro calzado, en el cual las cantidades vendidas tuvieron una caída anual de 7,8%, y con fuerte desplazamiento de compras hacia el comercio ilegal. Si bien la llegada del frío suele impulsar la compra de calzado de invierno, la demanda de esos productos se limitó a ofertas o rezagos de temporadas anteriores, botas de gomas y calzados en promociones.

En alimentos y bebidas, las ventas medidas en cantidades cayeron 2,8% anual, siendo el rubro de menor tasa de caída. Por las dificultades para ajustar en cantidad que tiene este rubro, se notó un fuerte desplazamiento hacia productos de menor calidad. El mayor movimiento en este apartado se alcanzó por el Día del Padre y durante los partidos de la Copa América, mientras que el resto del mes fue muy tranquilo. En junio se observó menor cantidad de gente en los mercados y almacenes, básicamente porque se llevaban pocas cantidades y, por lo tanto, las compras eran más rápidas. Pero a la vez, señaló CAME, la gente acudió con más frecuencia, como una manera de controlar las compras.

El único rubro que volvió a escapar de la tendencia general del mes fue farmacias, con una suba anual de 1,9% (en cantidades). La explicación en este sector está en la incorporación de nuevos productos para sostener la venta por parte de los comercios, y porque comparado con el año pasado parece haber más problemas de salud masivos como gripe A o faringitis, entre otras dolencias.

El 2° semestre

“A pesar del panorama desalentador, muchos empresarios prefieren olvidar los últimos meses y poner las expectativas en el segundo semestre durante el cual se espera algún repunte”, dice CAME. Los drivers del consumo (el principal motor de la demanda agregada) serían una reducción de la inflación, la llegada de los nuevos sueldos, cierta baja en el costo del crédito y la inyección de pesos, desde septiembre, a través de los jubilados, quienes tienen una elevada propensión a consumir.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés