El cálculo obligatorio de todos los años: ¿cuántos dólares aportaría la cosecha gruesa?

Cosecha-2021-1
20-12-2020
Compartir

¿Cómo viene la cosecha gruesa de 2021? En Argentina, es una pregunta obligatoria hace más de 100 años, y probablemente lo siga siuendo. El 2020-2021 no es una excepción y la obligatoriedad de la pregunta es más que obvia: faltan dólares y la agroindustria es el único que los aporta.

Un informe de la Fundación Mediterránea intenta analizar esa pregunta. Si bien faltan insumos relevantes, como saber cuán dura será la sequía o cuánto se sostendrán los precios, se pueden hacer algunas proyecciones con cierta consistencia.

En el escenario base de precios y cantidades, dice el trabajo realizado por Juan Manuel Garzón, el flujo de divisas 2021 se estima en US$ 31.000 millones, US$ 4.600 millones más que en 2020. Hay mejores escenarios, incluso.

El escenario base supone una producción de soja similar a la del año pasado (49 millones de toneladas), que asume ya una caída leve en los rindes medios (una sequía “suave”) y/o algún problema para completar superficie sembrada, así como producción de maíz de 49,5 millones de toneladas, levemente menor a la del ciclo 2020/21 (-4%), que puede ser consecuencia de una menor área, restricciones a fechas óptimas de siembra y/o efectos de una sequía “suave”. Ese escenario base es el que luego se mejora o se deteriora en base a la condición climática.

El escenario base de financiero se construye en función de precios futuros y estimaciones propias de Garzón: por caso, la soja se supone a un valor promedio de US$ 448 por tonelada, el maíz a US$ 198 y la harina de soja a US$ 423.

Los mejores escenarios para Argentina, lógicamente, serían aquellos que combinan los mejores resultados productivos con los mejores precios. Si ambas variables subieran 10% sobre el escenario base, las exportaciones podrían llegar hasta US$ 36.700 millones y superarían en US$ 10.300 millones los números de 2020. “Lamentablemente estos escenarios lucen poco probables, para que se den la sequía debería dañar bastante a la producción de Brasil, para de esa forma presionar los precios internacionales, mientras que el clima debería acompañar muy bien la producción de Argentina”, dice Garzón.

Los escenarios que combinan caídas de volúmenes y precios serían los menos favorables (con exportaciones entre US$ 25.800 millones y US$ 28.400 millones), pero afortunadamente son también poco probables, dado que una caída de producción importante en Argentina, particularmente en soja, difícilmente sea acompañada de una caída de precios internacionales, en el contexto en el que se encuentra el mercado, con menores existencias y demanda bastante firme. Finalmente, los escenarios que combinan movimientos opuestos de volúmenes y precios (alzas en unos y bajas en otros) arrojan valor de exportaciones de entre US$ 29.000 millones y US$ 33.000 millones, y brechas entre US$ 2.600 y US$ 6.500 millones versus 2020. “Estos escenarios tienen mayor probabilidad de ocurrencia dado que las variables se mueven en las direcciones esperadas, en caso de haber problemas de producción en Argentina, los precios respondiendo al alza y lo contrario en caso que la campaña sea buena”, dice Garzón.

El verano y octubre

No hay nada dicho aún y las reservas siguen por el piso, pero los preciosos agrodólares, en conjunto con un potencial acuerdo con el FMI, podrían ayudar al Gobierno a llegar a las elecciones legislativas sin un salto cambiario.

Muy lejos de la foto de octubre, el final de año cambiario está siendo mejor que el esperado: los dólares paralelos están en la zona de $140 (en un momento enfilaban temerarios hacia los $200) y el BCRA ha comenzado a comprar algunos dólares.

“En un año de elecciones, aunque sean legislativas y no presidenciales, el Gobierno buscará a toda costa 'llegar a octubre' sin devaluar el dólar oficial y con la inflación controlada, pero para ello tendrá que ajustar el déficit fiscal y sellar un nuevo acuerdo con el FMI. Ahora, las ventas del agro y el supercepo funcionando a full le están permitiendo al BCRA recomprar reservas y esperamos que pueda 'pasar el verano'. La próxima estación, 'llegar a octubre', es más difusa y es un foco de incertidumbre que estará latente en todo el 2021”, señaló Fernando Marull (FMyA) en su informe semanal.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés