Con poco margen para atender lo fiscal

03-01-2017
Compartir

Un reciente informe de Idesa relativiza las posibilidades del nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, para lograr por su cuenta la meta de achicar el déficit fiscal que se planteó el Gobierno de cara a los últimos tres años de mandato. “El Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas sólo ejecuta el 0,2% del gasto público. El otro 99,8% depende de decisiones del resto del gabinete”, sostiene el informe.

En esa línea, para Idesa la responsabilidad del objetivo de revisar y achicar el gasto público no deberá recaer sólo sobre el nuevo ministro sino que sobre la totalidad del gabinete. “A la modernización del sistema tributario hay que sumarle el aporte del todo el gabinete para modernizar la organización y la gestión del sector público”, sotiene. De hecho el informe afirma que Hacienda tiene una responsabilidad central por el lado de generar ingresos públicos, pero secundaria en la administración del gasto.

La descentralización de las funciones del ex Ministerio de Economía en varias carteras ha sido criticada en varias oportunidades en los últimos días con la decisión de desplazar a Alfonso Prat-Gay y dividir el ministerio que encabezaba.

Diagnótico

Respecto al diagnóstico de la situación fiscal heredada por el ministro, el informe de IDESA afirma el déficit fiscal medido en relación a la capacidad de pago, es decir en relación a los ingresos públicos, creció 80% durante el 2016. De hecho, en noviembre del 2015 el déficit público a nivel nacional representaba al 9,4% de los ingresos, mientras que en los primeros once meses del 2016 llegó al 16,9%. “Esto se explica, por un lado, por la reducción de los ingresos públicos debido a la disminución de la presión impositiva, fundamentalmente, en el impuesto a las ganancias y las retenciones a las exportaciones. Pero, por otro lado, también se explica porque se mantuvo la inercia en el crecimiento del gasto público, en particular, incrementando las remuneraciones de los empleados públicos, las jubilaciones y las transferencias asistenciales”, concluye.

Soluciones

En su conferencia de prensa del viernes pasado, Dujovne sostuvo que intentará achicar el déficit fiscal más allá de la moderada meta fijada para 2017, no por un mayor ajuste de los gastos sino por ingresos que crecerán por encima de lo previsto. Principalmente, por el blanqueo, coinciden los economistas.

Según Martín Polo, “el blanqueo deja un enorme margen de maniobra para mejorar el resultado fiscal”. “Aun cumpliendo (los gastos en) el Presupuesto, el déficit fiscal puede bajar muchísimo. Con ingresos por efecto del blanqueo en torno a los $ 80.000, el déficit podría bajar a alrededor de 3,1%, calcula.

No obstante, advierte Gabriel Caamaño Gómez, los ingresos son extraordinarios y están afectados al pago de jubilados, por lo que “no deberían ser considerados dentro de los resultados fiscales desde el punto de vista de las metas”.

“Espero que lo que hagan es racionalizar gastos. Hay mucho espacio para hacerlo. Se gasta en muchas cosas mal e incluso en algunas en las que no se debería gastar. Ahí hay mucho más espacio para mejorar el resultado fiscal que subiendo impuestos”, sostiene.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés