El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 20°C
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 20°C
Tendencias

Stablecoins que avanzan y limpieza del ecosistema

Mientras los reguladores parecen dar luz verde a los criptodólares, algunas empresas y redes muestran sus puntos débiles

Tal vez esta crisis sirva para separar los proyectos robustos de aquellos que no lo son.
Tal vez esta crisis sirva para separar los proyectos robustos de aquellos que no lo son.
Compartir

Entre los siglos I y IV los romanos tuvieron presencia en lo que hoy conocemos como las islas británicas y fue de los primeros territorios perdidos cuando el Imperio Romano comenzó su decadencia. En Norfolk, cerca de la costa este de Inglaterra, se encontraron 11 monedas de oro que habrían sido emitidas por Roma en la época de Cristo y que generan preguntas respecto a cómo llegaron allí. 

Una particularidad que tienen algunas de ellas es una marca frente a la nariz de Augusto, el emperador que aparece en las mismas, y que sería la forma que tenía la gente de aquella época de verificar la pureza del metal que contenían. 

El de las falsificaciones es un tema que, tal vez, preocupe a los turistas extranjeros al momento de ir a una cueva en Argentina para vender sus dólares. Por suerte, el Gobierno argentino tuvo una idea magnífica; a partir de ahora los turistas podrán vender hasta US$ 5.000 al valor MEP. Para ello sólo necesitarán contar con dólares digitales (CBDC) emitidos por la Reserva Federal y podrán cambiarlo en un sólo clic por el peso digital (CBDC) emitido por nuestro BCRA.

No, obviamente que ese formato descrito todavía no existe. La única forma de llevar a cabo la idea del Gobierno será hacerlo en cash: con lo cual, si algún extranjero decidiera cambiar todos los US$ 5.000 en el mismo momento, deberá llevarse un total de 1.650 billetes en sus bolsillos (y eso suponiendo que les dan todos billetes de $1.000 y al tipo de cambio actual, claro). Para colmo, la senadora Juliana De Tullio pidió que la policía vigile las cuevas y alguien se preguntaba en Twitter quién cuidaría a los extranjeros desprevenidos cuando salgan de los bancos o las casas de cambio.

Si bien por ahora no existe la CBDC en dólares ni tampoco la CBDC en euros, Circle, que emite la archiconocida stablecoin USDC, anunció a fines del mes pasado el lanzamiento de EUROC, la versión en euros de su stablecoin. 

Será, entonces, muy simple pasar de dólares a euros a través de las blockchains en las que estén emitidos dichas criptomonedas y sin la necesidad de intermediarios que generen costos extras. 

Para completar, el CFO de Circle, comunicó la semana pasada que empezarían a cotizar en Bolsa a finales de este año.

Mientras tanto, y en otra señal de que los criptodólares llegaron para quedarse, el NYDFS (Departamento de Servicios Financieros de Nueva York) anunció una serie de guías para la emisión de stablecoins, que apuntan a clarificar sus pretensiones de transparencia de la información respecto a los activos que respalden los tokens emitidos. Recordemos que ese organismo es tal vez el más exigente que existe y que hay 3 stablecoins emitidas bajo su marco regulatorio; Gemini Dollar (GUSD), Binance USD (BUSD) y Paxos Dollar (USDP).

Pero no todas son buenas alrededor del ecosistema. Rumores de quiebra giraron en torno al conocido exchange Coinbase, el cual habría sido golpeado por la reciente debacle de las criptomonedas. Su CEO, Brian Armstrong, explicó que la compañía había crecido demasiado y que, por lo tanto, tendría que reducir el personal para adaptarse a las nuevas circunstancias. Otra empresa que estaría en problemas es el prestatario cripto Genesis Digital Currency Group, que le habría prestado más de US$ 2.000 millones a Three Arrows Capital que, como comentamos la semana pasada, se encuentra en proceso de quiebra. 

Para tener una idea de la dimensión de Genesis solo basta saber que cuenta con aproximadamente US$ 50.000 millones en activos administrados.

Se trata de meses turbulentos para las empresas expuestas al ecosistema cripto. Sino pregúntenle a Elon Musk, cuya compañía, Tesla, decidió vender el 75% de sus tenencias de Bitcoin. Había invertido en su momento US$ 1.200 millones en esa moneda digital vendiendo el 10% al poco tiempo. 

Antes de desprenderse de la mayoría, el valor de mercado de su tenencia total era de sólo 218 millones. Pensemos, además, que es un poco contradictorio que una empresa que se diferencia por vender autos amistosos con el medio ambiente tenga en su activo una moneda que requiere tanta energía para ser mantenida.

Hemos pasado ya la mitad del 2022 y, si Bitcoin no repunta, sería la primera vez que su precio termina el año por debajo de aquel al que comenzó. Los bitcoiners dirán que es algo que sabían que podía ocurrir eventualmente y que lo que importa es en realidad la solidez del sistema, el cual continúa sin interrupción desde que arrancó hace casi 14 años. Es un logro que no todas las blockchains pueden mostrar. Recordemos, por ejemplo, que Solana ya sufrió cinco caídas desde enero. Esta vez fue el turno de CELO, la cual estuvo offline durante 24 horas. Lo extraño del caso es que el precio de la moneda nativa de esa red no sólo no bajó sino que, al contrario, subió.

Si bien la red volvió a funcionar normalmente, estos parates son alertas que ponen en peligro la vida de esas redes. Es fundamental para que puedan atraer a inversores y usuarios que las mismas tengan un funcionamiento técnico mucho más fiable. Tal vez será por eso que la Fundación Algorand contrató a John Woods, unos de los principales técnicos de la red Cardano, como su CTO (Chief Technology Office). 

Uno podría pensar que la reacción de la gente de Cardano habría sido mala pero en el mercado se habla mucho más de colaboración entre ambas que de una competencia. 

De hecho, Charles Hoskinson, que es uno de los cofundadores de Cardano y que había participado también en el lanzamiento de Ethereum, felicitó en un tweet a Woods y comentó que este pase abre nuevas oportunidades de colaboración con Algorand que, según sus propias palabras, es un “excelente proyecto con gente excepcional”.

Toda crisis es una oportunidad. Tal vez esta crisis sirva para separar los proyectos robustos de aquellos que no lo son. Será importante detectar cuáles son los que tienen la mejor tecnología y los equipos más profesionales. ¿Quién dice? Podría, incluso, ser una buena oportunidad de inversión.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés