Una nueva generación industrial con grandes desafíos

De cara al futuro, la industria necesita consensos complejos y cambios estructurales que fomenten el valor agregado.

2 de septiembre, 2021

Una nueva generación industrial con grandes desafíos

Por Tomás Karagozián  Presidente de la UIA Joven

Para los industriales, cada día en que se enciende una máquina o se pone en marcha un proceso para entregar un producto o un servicio productivo, es el Día de la Industria. Cuando alguna situación nos impide cumplir esa tarea, ese día es simplemente un pésimo día y lo único en que pensamos es en volver a encender esa máquina, retomar ese proceso. Pero hoy se festeja el Día de la Industria, y eso es una muy buena excusa para pensar en los mecanismos que nos permitan redoblar nuestro compromiso como generación industrial propositiva y anti-grieta cuya militancia sea lograr el tan deseado desarrollo que necesita nuestra Argentina a nivel federal. 

Estamos convencidos de que apostar al diálogo sincero, a la generación de vínculos de confianza con otros industriales, dirigentes sindicales, políticos y sociales, ejercer la autocrítica y trabajar mucho día a día llevarán a que logremos abordar los enormes desafíos que tenemos por delante, que requieren de consensos complejos y cambios estructurales que fomenten el valor agregado.

Los jóvenes industriales entendemos que la mejor inversión es el talento y uno de los enormes desafíos que tenemos por delante es el de acercar el mundo de la educación al mundo de la producción.  En términos “tindereanos” nuestra misión sería lograr “matchear” la oferta educativa con la demanda laboral, buscando que a través de una mayor articulación del sector productivo con el mundo educativo, logremos que las currículas de formación sean formuladas a partir de los perfiles que requiere el sector industrial para cada sector o región en particular. Y no nos quedamos en el concepto: desde UIA Joven venimos trabajando de manera articulada con el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) para lograrlo. Los industriales debemos involucrarnos cada vez más en el proceso educativo y buscar que nuestro país tenga muchos más Centros de Formación Profesional (CFP) a partir de los cuales aumentemos el ritmo de formación y la inserción laboral de nuestras juventudes. 

En línea con ese objetivo, desde UIA Joven llevamos adelante el programa “Industria Inspira”, un ciclo de charlas motivacionales para acercarnos a los jóvenes estudiantes de escuelas técnicas, CFP y a los profesores, abriendo nuestras fábricas de manera digital, comunicando lo que hacemos y motivándolos a seguir formándose  para pronto ser parte del entramado productivo.

Un segundo gran desafío que tenemos por delante es vincular el mundo de la ciencia, la tecnología y la innovación al sector productivo. Debemos lograr derribar preconceptos y hacer que el entramado pyme vea el camino de la digitalización e innovación como algo posible, alcanzable y real.

Es cierto que se requiere de estímulos micro, infraestructura y estabilidad para lograr que las empresas puedan proyectar en el tiempo, pero la digitalización y la innovación ya dejaron de ser una opción. Son una necesidad concreta que requerirán las empresas para vivir y crecer en tiempos en que las reglas y dinámicas cambian de un día para el otro.

Debemos mejorar la comunicación, utilizar ejemplos alcanzables, que las empresas identifiquen como “posibles y cercanos” para contagiar y “viralizar” la idea de que todos los sectores, aún los más tradicionales, deben apalancarse sobre las nuevas tecnologías para lograr un mayor impacto económico, ambiental y social logrando cumplir así con nuestro objetivo principal que es generar trabajo privado y de calidad en todo el país.

Un tercer desafío es lograr una Argentina federal.  La pandemia expuso aún más las asimetrías que tenemos y la dependencia que el interior de nuestro país tiene de Buenos Aires. Debemos cambiar esa lógica. Los jóvenes creemos que el desarrollo industrial debe ser verdaderamente federal, trabajando en infraestructura que nos permita desarrollar nuevas regiones y comunidades industriales en todo el país. Debemos entender que es con más desarrollo industrial en el interior profundo que los jóvenes podrán vivir y desarrollarse en el lugar donde nacieron. Debemos fomentar el desarrollo de comunidades industriales como Las Parejas, Roldan, Chivilcoy, Villa María y otras tantas, donde se generan circuitos industriales que generan pleno empleo, innovación, matrices exportadoras, nuevas empresas y una mejor calidad de vida para los habitantes.

Una vez más, recordemos que los industriales debemos militar el “Y”.  Argentina está acostumbrada a plantear todos los temas en términos de falsas antinomias desde la división.  Cambiemos la ecuación, empecemos a hablar del “Y” como la sumatoria que Argentina necesita para generar trabajo urgente.  Es el campo y la industria, son los trabajadores y los industriales, las mujeres y los hombres, las pyme y las grandes, los sectores tradicionales y los de base tecnológica.  No  nos sobra nada, pero si logramos alejarnos de las diferencias y el egoísmo, para trabajar unidos y con humildad en base a nuestros puntos en común, seremos imparables.

#DíaDeLaIndustria

Funes de Rioja: “Vamos a dar los pasos necesarios para un desarrollo sustentable a largo plazo”

Del espejismo al estancamiento: la industria no logra reanimarse Por Santiago Manoukian y Belén Rubio (ABECEB)

Schale: “La industria está en una senda de reactivación muy firme”

Rougier: “En nuestro país, la industria es sinónimo de desarrollo”

El futuro de la industria es circular Por Manuel Albaladejo

ProPymes de Techint: 20 años, crecimiento y nuevos desafíos