El Gobierno llevó la meta de crecimiento a 8% para 2021 y posterga ajustes para 2022

Los analistas consultados por El Economista creen que la proyección es cumplible. Los ajustes en tarifas y tipo de cambio, además del acuerdo con el FMI y el clima, son riesgos a futuro.

27 de agosto, 2021

El Gobierno llevó la meta de crecimiento a 8% para 2021 y posterga ajustes para 2022

Por Agustín Maza

El ministro de Economía, Martín Guzmán, confirmó ayer que la proyección de crecimiento del PIB para 2021 pasó de 7% a 8%. “Argentina está viviendo un proceso sólido de recuperación económica, también con características heterogéneas, pero con una clara proyección de crecimiento vigoroso para lo que es el año 2021”, destacó el titular del Palacio de Hacienda. 

Los analistas consultados por El Economista comentaron que la proyección que realizó el ministro, debido al impulso que va tomando la actividad de cara a este segundo semestre, es cumplible. Sin embargo, quedarán correcciones pendientes para el año próximo vinculadas a las tarifas y el tipo de cambio, a lo que deberá sumarse un acuerdo favorable con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ponen en duda la duración del crecimiento.

Además, Guzmán destacó, frente a empresarios locales e internacionales que participaron de la reunión virtual del Council of the Americas, que se ve “un crecimiento de la inversión, que avanzó en el primer trimestre del corriente año 6,1% sin estacionalidad contra el último trimestre de 2020”. 

Actividad de julio

Luego de cuatro meses consecutivos en baja, junio trajo un repunte en el nivel de actividad. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE), que realiza el Indec, mostró para ese mes un crecimiento del 2,5%. Así, quedó 2,2% debajo del nivel de la prepandemia.

Sin embargo, según el Indice General de Actividad que releva la consultora Orlando Ferreres, julio tuvo una caída mensual desestacionalizada del 1,8%. Esa baja estaría explicada por una desaceleración en la producción industrial, afectada por las dificultades que presenta el sector automotriz

Para Ferreres, “si bien la actividad parece haber encontrado techo, y muestra dificultades para superar los niveles que mostraba antes de la pandemia, esperamos para lo que resta del año una leve tendencia positiva impulsada por la mejora esperada en el consumo interno, el impulso propio del año electoral y el avance de la vacunación”.

Crecimiento y desafíos

El mayor ritmo de vacunación reduce la probabilidad de nuevos cierres de acá a fin de año, ese regreso de la normalidad junto con un aumento en el gasto público e incrementos en las paritarias impactan en una recuperación de la economía en este segundo semestre, en especial respecto al segundo trimestre del año que no fue bueno”, comentó el director de Analytica, Claudio Caprarulo, ante El Economista

El economista proyectó un crecimiento de 8% para 2021, en línea con la nueva pauta oficial, “que muestra una recuperación importante pero aún insuficiente respecto a la caída de 9,9% de 2020”. “El regreso de la circulación y el aumento en los niveles de consumo va a empujar a sectores de servicios que fueron los más golpeados desde el inicio de la pandemia como hotelería, restaurantes y recreación”, afirmó Caprarulo.

Por su parte, el economista de Ecolatina, Joaquín Waldman, dijo ante El Economista que el crecimiento que espera el Ministerio de Economía no luce “tan fuera de lugar” y proyectó una tasa de 7% para todo 2021. “Los datos de los analistas y consultoras vienen trepando porque la segunda ola pegó menos fuerte de lo esperado. Las restricciones fueron focalizadas y viene levantando la actividad, el consumo, la inversión y las exportaciones”, agregó Waldman.

El economista además explicó que parte de ese crecimiento está fundado en un retraso del tipo de cambio real y un congelamiento de tarifas. “Probablemente tenga que haber correcciones luego de las elecciones, sobre todo en las tarifas, y eso impacte en la demanda doméstica en 2022”, puntualizó Waldman.

“La última estimación que tenemos para todo el año es 7,4% de rebote en 2021, atentos a lo que pueda suceder con la variante Delta, y no estamos tan lejos de lo que dijo Guzmán”, afirmó el economista de Econviews, Andrés Borenstein, ante El Economista. Respecto a los datos de julio, el especialista indicó que hubo una desmejora en el nivel de actividad principalmente explicada por la baja en la producción industrial.

Borenstein subrayó también la importancia que tiene para el futuro de la economía un acuerdo con el FMI, porque Argentina no está en condiciones de enfrentar los vencimientos con el organismo el año próximo. “Todas las correcciones del tipo de cambio y tarifas van a quedar para 2022 y habrá que estar atento al impacto para el campo de una posible sequía que afecte la cosecha”, finalizó el economista.

***

Laspina a Guzmán: “¿Por qué tenemos el riesgo país más alto del planeta?”

El Gobierno llevó la meta de crecimiento a 8% para 2021 y posterga ajustes para 2022

“Entre diciembre de 2015 y de 2019, el endeudamiento en moneda extranjera creció en U$S 100.000 millones”, dijo Martín Guzmán, ayer, en la Comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación. “Nuestro Gobierno no se está endeudando en dólares”, agregó, intentando cerrar una de las polémicas de los últimos días. Otro dato que aportó Guzmán sobre el endeudamiento macrista es el tipo de tenedor. 

“La fracción de la deuda que estaba en manos de no residentes aumentó del 28,5% al 48,6%. Buena parte de esto fue el ingreso de portafolios de corto plazo. Capitales especulativos. Esos mismos capitales estuvieron en la primera fila para salir cuando en 2018 cambian las expectativas y vapulean a Argentina, a la producción, a nuestras oportunidades de desarrollo como pueblo y es parte del problema que nuestro gobierno ha buscado resolver”, agregó el ministro. 

Lo escuchaban presencialmente varios senadores y diputados. Solo uno de la oposición: Luciano Laspina

Me parece bien plantear el ‘nunca más’ al endeudamiento, lo cual necesariamente implica el ‘nunca más’ al déficit fiscal. Sin lo uno no hay lo otro”, dijo el diputado nacional por Santa Fe y rechazó la idea de que se hable de “un déficit bueno cuando el que gobierno soy yo, y un déficit malo cuando el que gasta es el gobierno de otro color político”. “Varios de los miles de millones de dólares que se han mencionado en endeudamiento (del gobierno de Cambiemos) fueron para pagar los muertos que quedaron en el placard” del Gobierno kirchnerista, agregó. “¿Por qué si se hizo todo bien Argentina tiene el riesgo país más alto del planeta?”, agregó, y criticó el modelo económico del Gobierno, que “ahoga a las empresas y al sector privado con impuestos”.