Se prendió la “maquinita” del BCRA y preocupan el Covid-19 y las tarifas

9 de abril, 2021

Se prendió la “maquinita” del BCRA y preocupan el Covid-19 y las tarifas

En marzo, las operaciones del BCRA con el Tesoro generaron una expansión de la Base Monetaria por $125.700 millones. Eso fue impulsado principalmente por el giro de Adelantos Transitorios (AT) por $135.000 millones, según detalló Martín Polo de Cohen. Así, agregó Polo, “el déficit fiscal de marzo habría superado los $140.000 millones, financiado principalmente por el BCRA en tanto que el financiamiento a través de la emisión de deuda en pesos por $15.000 millones”.

Con el resultado de marzo, el primer trimestre cerró con un déficit fiscal en torno a los $200.000 millones, que fue financiado con asistencia neta del BCRA ($60.000 millones) y el resto con emisión neta de bonos.

Debido al nivel de liquidez actual del Tesoro y los vencimientos que se vienen, es muy probable que continúen”, dijeron desde Consultatio.

En 2021, el Tesoro dispone de un margen total de $900.000 millones por recibir vía AT. “Además, cuenta con la posibilidad de recibir utilidades y dividendos por aproximadamente $1 billón. Entre ambas cosas, el margen de recursos, que se plasmarían en mayor emisión, totalizan casi $2 billones, el equivalente a prácticamente 4,5% del PIB. Es una suma similar a la estimada como déficit primario en la Ley de Presupuesto, pero resta cubrir el pago de intereses y amortizaciones (aproximadamente 7% del PIB)”, señaló LCG en un informe.

Por otro lado, en un contexto de nuevas restricciones a la movilidad como consecuencia de la segunda ola de rebrotes de casos de Covid-19, “posiblemente sea necesaria nueva asistencia del Gobierno a los sectores golpeados”, dijo LCG. 

“Aun cuando la colocación de deuda en pesos en el mercado local para financiar el déficit fiscal viene resultando “exitosa” (a partir de los pesos cautivos dentro de un sistema con marcadas restricciones), un mayor gasto podrá traducirse en mayor emisión respecto a la inicialmente prevista por el ministro de Economía. Vale recordar que en la presentación del presupuesto había aclarado que la intención era cubrir el 60% de la brecha de financiamiento con emisión y el 40% con el mercado. De base, esto implica la inyección de $1,7 billón”, dijo LCG.

Hacia adelante, “el abultado stock de pasivos remunerados seguirá implicando un compromiso de emisión futura a través de los intereses que arrastra, lo que impondrá una mayor esterilización en caso que la demanda de dinero no termine de recuperarse”. Hoy, los pasivos remunerados están en 10,4% del PIB.

El último elemento inquietante, muy comentado ayer en el mercado, fueron las palabras de Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica. En diálogo con EconoJournal sobre las tarifas eléctricas de AMBA, dijo: Las tarifas pueden aumentar 7%, 9% o directamente pueden no aumentar”. La segunda ola, y las nuevas restricciones, en conjunto con una inflación lejos de estar domada, podrían fortalecer la posición de Basualdo, y otros, en el Gobierno. 

“Hay que aplicar las políticas en función de los principios sociales y económicos que representamos y más en un contexto de segunda ola y posibles restricciones tanto a la circulación como a la actividad económica. Ya está agotada esa discusión”, ratificó Basualdo y agregó: La prioridad en este momento es acompañar a los sectores populares, a la clase media y a la actividad económica en su reactivación. Esto quiere decir la reactivación de la actividad económica y la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores y trabajadoras”.

El riesgo que ve el mercado es doble: sin ajustes, habrá más subsidios y, por ende, más emisión monetaria. El otro riesgo es político: Guzmán viene diciendo que es necesario mantener la cuenta de subsidios (como proporción del PIB) estable, algo que no ocurrirá si se congelan las tarifas de electricidad en AMBA. Por ende, si eso ocurriera, su figura y su agenda fiscalista se vería debilitada. El ministro está haciendo un gran trabajo en términos de renegociación de la deuda tanto con el FMI como con el resto de los acreedores que nos dejó el Gobierno de Mauricio Macri”, dijo Basualdo, como para desactivar sospechas. ¿Qué siga con esos temas y no opine de la política energética?