El desafiante 2021 para la caja en pesos: vencimientos de deuda y déficit fiscal

El Tesoro enfrenta vencimientos de deuda por $2,2 billones y, además, debe aportar 40% del financiamiento del agujero fiscal para no depender tanto de la emisión del BCRA

29 de enero, 2021

El desafiante 2021 para la caja en pesos: vencimientos de deuda y déficit fiscal

El subsecretario de Finanzas, Ramiro Tosi, participó ayer de la Cumbre de Mercados de Capitales de América Latina, organizada por LatinFinance, donde expuso sobre el proceso de reestructuración de la deuda pública externa en el contexto del Covid-19.

En la sesión titulada “Reestructuraciones: el camino a seguir”, que se realizó en modo virtual, Tosi realizó un breve repaso sobre el proceso llevado adelante por el Gobierno para restaurar la sostenibilidad de la deuda, en el que se logró canjear más de US$ 106.700 millones (99,16% del capital elegible).

Tosi, que mantuvo su cargo tras la salida de Diego Bastourre (hoy en el BCRA), remarcó como el acuerdo implica un alivio financiero superior a los US$ 42.000 millones para el período 2020-2024, o US$ 35.000 millones considerando toda la década como resultado de una reducción del cupón promedio de los títulos.

“Desde el principio, publicamos los cuatro principios que nos iban a guiar en el proceso de reestructuración”, afirmó el subsecretario y detalló: “Primero, Argentina necesitaba enfrentar una situación de inconsistencia macroeconómica, por lo que buscamos retomar la sostenibilidad; segundo, el país forjó un compromiso firme en torno a su intención de pagar, se reflejó en una ley que aprobamos al Congreso, la idea era tener un proceso ordenado; tercero, la recuperación de la economía es una condición necesaria para restaurar la capacidad de pago y cuarto, que se debía sentar las bases para la profundización del desarrollo del mercado local. Las políticas de endeudamiento deben ser políticas de Estado para evitar ciclos de sobreendeudamiento”.

“Por primera vez, Argentina estableció estos principios y cada decisión que tomó Guzmán estuvo alineada con estos cuatro principios”, resaltó.

Asimismo, el funcionario aclaró que “la reestructuración fue un paso necesario, pero no resuelve todos los problemas”. El riesgo país arriba de 1.400 puntos básicos y la brecha cambiaria así lo demuestran. Quedan pendientes, además, las negociaciones con el FMI y el Club de París, varias provincias están en situaciones anómalas y algunas compañías deben renegociar sus deudas.

“Hay mucho trabajo por hacer. Uno de los pilares para recuperar la consistencia macroeconómica es desarrollar el acceso al mercado de deuda en nuestra propia moneda y ampliar nuestro mercado local de deuda”, señaló Tosi, que concluyó con un “piropo” para su jefe, Martín Guzmán. “Argentina tuvo una muy buena oportunidad de tener un líder en este proceso, con una sólida reputación en el campo de las reestructuraciones”, dijo.

El desafiante 2021 para la caja en pesos: vencimientos de deuda y déficit fiscal

Un año desafiante para el “Master of The Pesos”

El 2021 amenaza desafiante para la caja en pesos. El Tesoro tiene vencimientos por cerca de $2,2 billones y, además, debe juntar unos $700.000 millones para que, a diferencia de 2020, el financiamiento del agujero fiscal (estimado, en principio, en 4,5% del PIB) no solo sea tarea del BCRA. Tosi, apodado “Master of The Pesos” por su exjefe Bastourre, deberá demostrarlo junto a Mariano Sardi, el nuevo secretario de Finanzas.

Las dudas privadas

Los privados están menos entusiasmados con la recuperación del mercado de deuda en pesos. No es algo negativo per se, pero el hecho de que sea en moneda nacional, y no en dólares, tampoco exime la estrategia de riesgos. Una preocupación es el uso (creciente) de instrumentos indexados a la inflación (CER) o el dólar (dollar-linked). Esos instrumentos fueron los que brillaron en el último tramo de 2020.

“Ahí se empezó a notar el apetito del mercado que estaba con muchos pesos sin lugar a dónde ir. De hecho, cuando se mira el financiamiento acumulado, se observa que hasta diciembre, el 75% del financiamiento estuvo concentrado en instrumentos indexados (inflación, dólar y tasa). Hacia delante, es inconsistente buscar una inflación del 29%, emitiendo otros 2,7% del PIB, y financiando el resto con el mercado a estas tasas. El riesgo es que la brecha espiralice, retroalimentando la cobertura de tipo de cambio e inflación”, señaló Juan Ignacio Paolicchi (Empiria Consultores) en un hilo de Twitter.

Otra preocupación es que los bancos, que le prestaban pesos al BCRA a través de Leliq y pases (ahora alcanzados por Ingresos Brutos por disposición del Gobierno de la Ciudad), prefieren prestárselos al Tesoro a través de instrumentos, como las Lepas, que son muy parecidos pero no pagan el tributo. “El tema es que eso hace que los pesos que estaban fuera de circulación (en el BCRA) empiecen a circular a medida que el Tesoro los vaya gastando, en una época en la que la demanda de pesos cae”, advirtió Adrián Yarde Buller del Grupo SBS.