Desde Bapro, proyectan una desaceleración del gasto vinculado a la pandemia

29 de diciembre, 2020

Desde Bapro, proyectan una desaceleración del gasto vinculado a la pandemia

La Gerencia de Estudios Económicos del Banco de la Provincia de Buenos Aires proyectó que en el último mes del año “se prevé que continúe la desaceleración del gasto vinculado a la situación de emergencia social, económica y sanitaria, originalmente orientado a apuntalar los ingresos básicos de la población en situación de vulnerabilidad”.

Por lo pronto, indicó el área de análisis de la entidad bonaerense, el crecimiento del nivel de gasto primario nacional en noviembre fue de 40,5% interanual, y continuó con la desaceleración experimentada en los meses previos, explicada principalmente por el menor gasto relacionado con Covid-19.

Los desembolsos relacionados directamente con la pandemia (IFE, ATP y Tarjeta Alimentar) llegaron el mes pasado a $25.097 millones, el menor desde marzo pasado.

Ese rubro explicó sólo 16,5% de la suba total de las erogaciones, frente a 38% entre abril y octubre pasado, en promedio.

Al interior del gasto primario se destacó el aumento del 46,8% de las prestaciones sociales, que explicaron el 67,8% del aumento del gasto primario, indicó el estudio.

A su vez, dentro de esas prestaciones, la suba se derivó de los programas mayormente relacionados con la pandemia, que se incrementaron 235,2% interanual.

De todos modos, esa variación cayó 20,9% en noviembre frente al mes anterior y se ubicó muy por debajo de los incrementos previos (827,5% interanual entre abril y octubre).

Por su parte, los desembolsos relacionados con la AUH se incrementaron 27,6% contra doce meses atrás, mientras que los pagos de jubilaciones aumentaron 31,2% por las subas dispuestas por el Gobierno nacional.

Entre el resto de los aumentos se destacaron los desembolsos por subsidios, que explicaron 10,1% del incremento del gasto total del mes pasado, tras una suba de 41,1% interanual, agregó el banco.

La mayor parte del incremento registrado en noviembre pasado fue por la asistencia financiera a Cammesa (la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico), que ascendió a $8.889 millones “en el marco del congelamiento transitorio de tarifas eléctricas dispuesto por el Gobierno, que se extenderá, como mínimo, hasta mediados de marzo del 2021”.

De este modo, el monto de los subsidios económicos alcanzó en los últimos doce meses a 2,5% del PIB, casi 0,8 puntos por encima de 2019.

Las transferencias de fondos a las provincias, por su parte, cayeron 5,6% interanual en términos nominales, mientras que los gastos de funcionamiento aumentaron 24,6% (contenidos por la menor paritaria pública).

Finalmente, el gasto de capital creció 41,7% frente a noviembre de 2019 y benefició en gran medida a las provincias, para obras en materia de vivienda y promoción turística.

También se destacaron las erogaciones en materia de transporte y obras públicas en centros sanitarios turísticos, dada la proximidad de la temporada de verano.

En el acumulado enero-noviembre la mayor expansión del gasto primario se observó en transferencias a provincias, subsidios económicos y prestaciones sociales, que crecieron 153,7%, 101,7% y 72,7% interanual, respectivamente.

Durante 2020 sobresalieron, dentro de las prestaciones sociales, los programas Progresar, Argentina Trabaja y otros; las asignaciones familiares y por hijo; y las jubilaciones y pensiones contributivas; mientras entre los subsidios económicos crecieron más los destinados a la energía (123%) y al transporte (63%), concluyó el informe del Banco Provincia.