Guzmán sobre el Presupuesto 2021: “Es fundamental en el proceso de estabilizar a la economía”

22 de septiembre, 2020

Guzmán exponiendo el Presupuesto 2021.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, afirmó esta tarde que “estamos en una situación muy difícil en Argentina y en el mundo” a causa de la pandemia de coronavirus y subrayó que la presentación del proyecto de Presupuesto 2021 es “otro paso fundamental en el proceso de estabilizar a la economía argentina y devolverla a un sendero de crecimiento inclusivo y estable”.

En el inicio de su exposición en la Cámara de Diputados, en el marco de un plenario de la Comisión de Presupuesto, Guzmán dijo que el Presupuesto 2021 es “el ancla del esquema integral macroeconómico de transición entre el lugar en el que está hoy la economía Argentina y el lugar al que se quiere llegar”.

“El desafío del Gobierno es construir condiciones de estabilización para recuperar la economía con producción, empleo e inclusión social”, dijo el ministro durante su exposición, que fue realizada en el Salón de los Pasos Perdidos, que se adaptó con 17 ubicaciones para los principales referentes de los bloques y las autoridades del cuerpo, en tanto que el resto de los diputados intervinientes lo hicieron en forma remota.

Al tiempo en que agregó: “Queremos encontrar un sendero de desarrollo virtuoso e inclusivo para que el país genere trabajo para toda su estructura sociodemográfica y un sendero de estabilidad en el cual las familias puedan crecer en un ambiente de tranquilidad y seguridad económica. Buscamos construir un puente que nos conduzca hacia objetivos de desarrollo y a un esquema de política macroeconómica diferente del que hoy puede tener la Argentina, que corresponda a una economía de estabilidad”.

A su vez, remarcó la necesidad de “fortalecer las reservas internacionales en poder del Banco Central y enfatizó que “el esquema macroeconómico de transición” que está contenido en el proyecto de Presupuesto 2021 tiene justamente a esta cuestión como “uno de sus objetivos”.

“Estamos teniendo que lidiar con el proceso de especulación financiera de los procesos previos, con una política monetaria que favoreció el ingreso de capitales especulativos, que fuerza a la economía a defenderse”, remarcó el funcionario.

Y completó: “Esto hace que Argentina hoy tenga que tener controles de capitales sustancialmente más extendidos que los que idealmente se quisieran tener para defender a la economía de todas las presiones que enfrenta en el frente financiero”.

Respecto a la política fiscal, aseguró que lo que necesita Argentina es “asegurar que transite un sendero de estabilidad fiscal en el cual el Estado cuente con herramientas para hacer política fiscal contracíclica” al tiempo en que realiza “políticas productivas que estén alineadas con los objetivos de inclusión, de dinamismo productivo”. 

“¿Cómo quisiéramos financiar a la política fiscal? Principalmente a través de deuda pública en nuestra propia moneda, lo que requiere de un desarrollo del mercado de capitales local y no depender del endeudamiento en moneda extranjera y tampoco de forma estructural del financiamiento de la autoridad monetaria”, explicó Guzmán.

En relación al proyecto en sí, precisó que “apunta a un déficit fiscal primario del 4,5 por ciento del producto bruto interno”, lo que consideró como “un nivel adecuado en el contexto de las restricciones que enfrenta el país y para apuntar a una recuperación sostenible de la actividad económica y del empleo”.

“Ese 4,5% del producto refleja lo que es la visión del Gobierno, no solo en lo macroeconómico, sino en relación a cinco objetivos: inclusión, dinámica productiva, estabilidad macro, federalismo y soberanía”, detalló el titular del Palacio de Hacienda.

En esa misma línea, agregó: “Al déficit primario se le suman los intereses de la deuda pública que totalizan 1,5% del Producto. Este Presupuesto se apunta a financiar con 40% de deuda pública y 60% de financiamiento por parte del Banco Central. No es el mix óptimo, pero es el que consideramos factible para que el Estado pueda lograr en el proceso de normalización de la deuda pública”. 

Asimismo, el Presupuesto 2021 proyecta un crecimiento del producto de 5,5%, de 2% en el consumo público y con una inversión que se expande 18,1%. A su vez, prevé que las exportaciones crezcan 10,2%, las importaciones 16,3% y que la inflación interanual sea de 29%. 

“Cada decisión está asociada a disyuntivas y genera otras tensiones. Pero consideramos que en lo que va a ser este proceso del tratamiento de la ley del presupuesto 2021, discutir con seriedad, con responsabilidad y de una forma civilizada nos va a hacer bien, como país. La grieta cuesta. La discusión incivilizada sobre la base de la grieta tiene un costo, un costo económico, para la vida de la gente, un costo en términos de ansiedad, y todo lo que eso genera. Yo y el Gobierno nacional, desde el liderazgo del Presidente de la Nación, Alberto Fernández, invitamos a todos a discutir sobre esos preceptos, de la seriedad, de la responsabilidad y de actuar de forma civilizada, porque el gran desafío de la Argentina ha sido el de encontrar un rumbo y ahora nos toca eso, y es una tarea colectiva, de todas y de todos”, concluyó Guzmán. 

 

Dejá un comentario