Toyota logró retomar el ritmo de producción prepandemia

31 de julio, 2020

La automotriz Toyota logró retomar el ritmo de producción que tenía previo a la pandemia en su planta industrial de la localidad bonaerense de Zárate, al sumar un segundo turno de trabajo que involucra a 5.000 operarios que deben cumplir con los protocolos sanitarios.

“Se vuelve al ritmo de producción que se mantenía previo a la pandemia, lo que significa que se apunta fabricar unas 90.000 unidades en 2020, que era el objetivo fijado a comienzos de año”, remarcaron desde la compañía en diálogo con la agencia de noticias Télam. 

A pesar del parate por el aislamiento social iniciado el 19 de marzo y los recaudos sanitarios para evitar contagios entre sus trabajadores y proveedores, en la automotriz se aseguró que se logrará alcanzar el objetivo de 90.000 unidades, unas 10.000 menos que las que salieron en 2019 de Zárate.

“Se va a ir a un ritmo un poco menor del que se podría establecer por el nuevo protocolo, que incluyó separar los turnos de ingreso y la salida de dos turnos de 2.500 personas cada uno, espaciando los horarios para asegurar que no se dieran concentraciones indebidas”, explicaron en Toyota.

Este nuevo turno de trabajo responde a la necesidad de la compañía de atender a la demanda del mercado local, al que dedica el 20% de su producción, y de los compromisos de los mercados regionales de exportación, a los que destina el 80% restante de sus unidades.

El nuevo turno de producción había sido anticipado hace tres semanas por el presidente de la compañía, Daniel Herrero, quien había anticipado que Toyota sería la primera de las automotrices locales en recuperar su dinámica prepandemia junto a su red de proveedores.

Herrero planteó la necesidad de contar con nuevos protocolos que contemplen la mayor actividad de la terminal y de las empresas que conforman su cadena de valor, un desafío que extendió a todas las terminales.

Tras la implementación del aislamiento social preventivo y obligatorio, toda la industria debió paralizar sus actividades, lo que llevó a tener en abril producción nula, algo que empezó a revertirse a mediados de mayo cuando se comenzaron a aprobar los protocolos correspondientes a cada planta.

Desde la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) se aseguró que todas las terminales están buscando alternativas para producir más, ya sea con turnos extendidos, horas extras o segundos turnos más allá de las dificultades que presenta la pandemia para el desplazamiento de los trabajadores y las dificultades en los movimientos interjurisdiccionales.

Cada automotriz atraviesa “una situación particular sobre cómo incrementar su producción” y para ello “cómo mejorar los protocolos junto a su cadena de valor según dónde esté asentada la planta y sus proveedores”.