Oro récord mientras el dólar tiene su peor mes en casi una década

28 de julio, 2020

Hoy comienza la reunión de dos días de la Reserva Federal y se descuenta que mantendrá su política monetaria, pero dejaría en claro que serán necesarias nuevas medidas de estímulo frente a las consecuencias económicas del rebrote del coronavirus que se observa en varios lugares de Estados Unidos. Ese mensaje que se espera de la Fed aceleró ayer el rally alcista del oro y el derrumbe de dólar.

El oro, tradicional refugio en tiempos de incertidumbre, subió ayer 1,8% y la onza cerró a US$ 1.938, su segundo récord consecutivo. En ese contexto, el índice ICE muestra que la caída del dólar frente a una canasta de seis monedas durante este mes es la mayor en casi una década. A su vez, el índice del dólar que elabora Bloomberg registró hoy una caída de 1% y bajó a un nivel que no se observaba desde fines de 2018. La contracara es el índice de commodities que ayer subió 0,5% y de esa manera continúa con su tendencia alcista. Las cotizaciones de las materias primas se mueven en sentido contrario al de la moneda estadounidense que tiene en este momento una tendencia bajista. Ese comportamiento es consecuencia de que se han moderado los dos factores que la fortalecieron frente a las demás en los últimos años. Uno de ellos, era la mayor tasa de interés, pero desde que Reserva Federal la llevó a casi el 0%, ese diferencial que generaba un flujo hacia a los activos en dólares se redujo sustancialmente.

El otro motivo era el mejor desempeño de la economía estadounidense con relación al resto de las desarrolladas. Pero también ese factor tiende a moderarse porque el derrumbe de la actividad abarcará a todos los países. Según las proyecciones del FMI, este año el PIB de Estados Unidos caerá algo menos que el de la zona euro, pero su recuperación será más lenta en 2021. Además, el descontrol de la pandemia en Estados Unidos también afectó la cotización de su moneda.

***

Más órdenes de durables en EE.UU.

Las órdenes de bienes durables en Estados Unidos subieron 7,3% en junio con relación a mayo, se trató del segundo aumento mensual consecutivo que refleja la reapertura de muchas actividades. En el desagregado, se observa que las órdenes de bienes de capital excluidos los aviones y los vinculados a la defensa, que dan una pauta de la inversión de las empresas, crecieron sólo el 3,3%. A pesar de la subas de los dos últimos meses, todavía el nivel de las órdenes está 15% por debajo de febrero. El interrogante es si la tendencia favorable puede sostenerse. Los primeros datos conocidos de julio muestran que la expansión continúa porque la actividad manufacturera es la que menos restricciones tiene frente al rebrote del coronavirus que se observa en algunos estados. Pero a la larga, todo dependerá que no decaiga el nivel de consumo que hoy se ve amenazado por el cierre de algunas actividades y una recuperación del mercado que se está ralentizando.

Dejá un comentario