No seremos Venezuela: menos consignas y más datos

9 de junio, 2020

Un Gobierno peronista anunció ayer que intervendrá la quebrada y estratégica Vicentin y luego llevará el debate por su expropiación ante el Congreso. Como la grieta está a full de vuelta, se dijo de todo desde el universo opositor. Rápido de reflejos, el Presidente los atajó: “La oposición va a tener oportunidad de compararnos con Venezuela o con el infierno”.

Así fue. Reaparecieron los videos del fallecido Hugo Chávez (hace más de 7 años) y hasta su famoso “¡expropiese!” fue citado en el documento oficial de Juntos por el Cambio. ¿Síndrome de Estocolmo mediático? También, declaraciones de que vamos hacia el peor de los mundos sin escalas.

Otros, más juiciosos, recordaron ambiciones y épocas previas que, aseguran, terminaron mal. Para su tranquilidad (o desgracia), jamás seremos Venezuela y el futuro no siempre es igual que el pasado.

Por cierto, tampoco ayudaron “del otro lado”, con algunas expresiones rimbombantes del tipo “soberanía alimentaria” (¿eso no sería que todos tengan ingresos propios para alimentarse?) y sintiendo que habían tocado el cielo con las manos.

Solo el tiempo dirá si la medida es positiva. Mejor dicho, si los beneficios superan a los costos. Gobernar es emparchar y procurar que el nuevo equilibrio sea mejor que el anterior. Hoy, eso nadie lo sabe. La discusión debe darse, por cierto y debe liderarla el Gobierno, quien más datos, explicaciones y planes debe dar. Lo mejor, para todos, es que se haga con menos consignas y más datos. Allí, la oposición, si es constructiva, podrá darse cuenta que también puede aportar alguna idea para que la futura empresa funcione mejor y evitamos ser Venezuela. Es la idea, ¿no?

Dejá un comentario