Desempleo: importa cuánto y quiénes

18 de mayo, 2020

 

El desempleo va a subir en todos los países como consecuencia de la recesión, aunque su magnitud y velocidad estarán matizadas por las características de los mercados laborales de cada uno. En Estados Unidos, con un régimen flexible, la tasa de desempleo trepó rápidamente de un nivel de 3,5% en febrero y superaría 20% en mayo. Pero la bajará a una velocidad similar cuando se supere el coronavirus porque los analistas estiman que se ubicaría entre 10% y 11% a fin de año. Europa, por el contrario, tiene un sistema más rígido: el desempleo subirá menos y más lentamente, pero se quedaría en el nuevo nivel por más tiempo. En Argentina, las iniciativas del Gobierno apuntan a evitar la combinación de lo peor de los dos mundos: destrucción masiva y rápida del empleo y recuperación posterior lenta. La prohibición de despidos y el pago de una parte de los salarios a cargo del Estado procuran evitar ese escenario. Pero también es clave que se sostenga más a las empresas, sobre todo pymes. Porque, aunque el costo salarial sea menor por un tiempo, no habrá empleos sin empleadores e impedir despidos, si las compañías desaparecen, no tiene efecto.

 

Otro dato preocupante de la pérdida de empleos es que afecta a los sectores con ingresos más bajos. Así está ocurriendo en todo el mundo, como señaló la OIT y Argentina no quedará exenta, como se irá comprobando a medida que se vayan conociendo los indicadores amplios del mercado laboral. Eso deteriorará aún más los ya preocupantes niveles de pobreza.
Un estudio de la Reserva Federal de Estados Unidos publicado la semana pasada muestra que en el 40% de los hogares con ingresos inferiores a US$ 40.000 por año se perdió al menos un empleo mientras que eso ocurrió sólo en el 13% de los que tienen ingresos de de más de US$ 100.000. En los datos del mercado de trabajo de abril, presentados el 8 de mayo, se observó claramente este proceso porque el promedio del nivel de los salarios subió con relación al mes anterior, precisamente porque se perdieron muchos más trabajos con bajas remuneraciones. También otras investigaciones dejan en claro que la destrucción de empleo afecta más a las mujeres que a los hombres.

 

Un trabajo de la Resolution Foundation concluye que en el Reino Unido en los últimos dos meses fue despedido o suspendido el 30% de los empleados que están en la escala más baja de los ingresos mientras que tan solo el 10% de los que más ganan atravesó esa situación. Y hay estudios similares en casi todos los países.

 

En Argentina, además de que la pérdida de empleos será mayor entre los menos ganan y las mujeres, todo será más grave en el enorme segmento informal. La reinserción al mercado de los que pierdan su trabajo será paulatina porque también lo será la recuperación. Por eso, la clave es que, en esta etapa crítica, la destrucción del empleo y pymes que lo generan sea lo más acotada posible.

Dejá un comentario