La inflación aumentó en marzo y prevén que será mayor en abril

3 de abril, 2020

pesos inflación mmt

Desde noviembre de 2019 la inflación venía mostrando cifras a la baja, lo cual se acentuó durante el primer bimestre de este año. En enero, según el Indec, el incremento de los precios se ubicó en 2,3% y en febrero el ritmo descendió a 2%. Todo esto, claramente, en el marco del cepo cambiario, dólar anclado y tarifas de servicios y combustibles congeladas. De esta manera, se acumularon cuatro meses consecutivos de disminución del ritmo del aumento de los precios.

 

No obstante, varios especialistas venían indicando con antelación, desde antes del aislamiento social por la pandemia, que ese sendero a la baja no iba a ser sostenible por mucho tiempo y anticiparon que a partir de marzo se iba a observar nuevamente un incremento de la tasa de inflación. Teniendo en cuenta las cifras que arrojan las recientes mediciones privadas (a la espera del dato oficial), eso ocurrió.

 

Según la medición de Elypsis, durante marzo el nivel general de precios marcó un incremento de 2,3%. “La inflación estuvo muy tranquila hasta la primera semana de la cuarentena. Pero ya sobre la última semana de marzo, el rubro alimentos principalmente comenzó a tener aumentos importantes en algunos productos, sobre todo en comercios más chicos, que están menos expuestos a los controles”, indicó ante El Economista Victoria Giarrizzo, directora ejecutiva de Elypsis.

 

“Se ven dos causas ahí. Por un lado, el desabastecimiento que generan las demoras en las entregas por las restricciones a la circulación de camiones en muchas provincias. Por otro lado, que esas mismas demoras encarecen el costo de distribución, que después se traslada al precio de venta”, explicó Giarrizzo, que precisó que durante el mes pasado el índice en alimentos fue de 1,3%, con fuertes subas en verduras, azúcar y carnes.

 

De acuerdo con su análisis, lo que ayudó a que la inflación no haya sido mayor en marzo es que la gran mayoría de los precios, exceptuando a los del rubro de alimentos y bebidas, se encontraron “atrapados” en la inactividad por el aislamiento social, por lo cual los precios de esos productos no reflejaron variaciones en la medición durante los últimos doce días del mes pasado.

 

Elypsis estima que en abril la inflación volverá a subir un poco más y se ubicará en 2,5%, manteniendo una lógica similar a la de marzo, muy presionada por alimentos y bebidas. “Tengamos en cuenta que si bien la cuarentena termina el 12 de abril, el levantamiento de la misma será gradual. Por ejemplo, los precios en el rubro educación no deberían moverse”, señaló Giarrizzo, hasta antes de la pandemia proyectaba una inflación de 45,5% para 2020, pero que dado a la incertidumbre, por ahora, mantiene esa estimación.

 

Por su parte, para Ecolatina la inflación de marzo fue un poco mayor. Su medición cerró en 2,6%, con alimentos y bebidas un poco por debajo del nivel general (2,5%), lo cual no se observaba desde hace varios meses, ya que este rubro, que es el más sensible, venía registrando cifras muy por encima del índice general. Para abril, esperan que el índice de precios se ascienda al 3%. Para 2020, volvieron a revisar su proyección de inflación al alza y estiman que se ubicará por encima de 45%.

 

“En este contexto, sobre la evolución de la inflación empezarán a jugar otros condimentos, como la contracción de la oferta, que empieza a jugar un rol, especialmente en precios llamados ‘flex’, como verduras, frutas, carnes. Todo eso fue subiendo en las últimas semanas y se juntó con problemas de oferta. Entonces, habrá problemas de oferta y de la demanda y oferta de pesos, que probablemente cuando todo este termine se vuelque al mercado cambiario, dinamizando un poco la inflación”, explicó el director de Ecolatina, Federico Moll, en diálogo con El Economista.

 

“Entendemos que el aumento de la base monetaria va a seguir significativo, cercano al 100% de variación interanual, que es razonable en un contexto como este, pero tenemos que tener una política monetaria casi quirúrgica para que en el momento en que todo empiece a normalizarse empezar a sacar ese circulante extra que vamos a tener. Ahí la política monetaria va a ser clave: va a tener que haber un aumento de tasa cuando esto se vaya desarmando. Esto va a definir la inflación en la segunda parte del año”, agregó Moll.

 

Desde la consultora Seido, que semanalmente mide la evolución de los precios, estima que durante el mes pasado el incremento fue de 2,8%. Sobre la inflación núcleo, observaron un alza de 2,5%. Además, verificaron subas de 3,2% y 3,4% en los rubros regulados y estacionales, respectivamente. Para abril, prevén una inflación cercana al 3.1%, aunque con riesgo al alza.

 

En tanto, la medición de Orlando J. Ferreres (OJF) arrojó un índice mucho más alto. De acuerdo con esta consultora, durante el mes pasado el aumento general en los precios se ubicó en 3,6% y acumuló una suba de 8,8% en el primer trimestre del año y de 52,5% durante los últimos doce meses. En cuanto a la inflación núcleo, el análisis verificó que en marzo aumentó 2,6%, lo que implicó un alza interanual de 52,2%.

 

Dejá un comentario