Pesce sigue avanzando en la baja de las tasas de interés: ahora, 50%

17 de enero, 2020

miguel pesce tasas

Ayer, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, dio un paso más hacia la baja de las tasas de interés. Tras una reunión del directorio, la entidad monetaria anunció que la tasa se reduce dos puntos porcentuales para ubicarse en 50%. De esta manera, la tendencia progresiva hacia la baja que encaró la nueva administración ha disminuido, hasta la fecha, trece puntos porcentuales respecto al 63% que recibió al asumir el cargo en diciembre.

 

“La decisión fue adoptada considerando que, en el marco de la actual situación de normalización macroeconómica y financiera, la inminente extensión de los plazos de las Leliq y los avances del Acuerdo Económico y Social y en el Acuerdo de Precios Cuidados, corresponde continuar con la baja gradual de la tasa de interés de referencia”, justificó la entidad en un comunicado.

 

“El proceso recesivo en la economía argentina lleva más de dos años sin que haya tenido efecto sobre la evolución del nivel general de precios. En este contexto, se espera que la baja gradual de la tasa de interés contribuya a relajar las condiciones crediticias y estimular la actividad económica”, afirmó en el texto, y agregó que las altas tasas de interés reales fueron inefectivas en generar una desinflación sostenible en el pasado reciente.

 

En tanto, los economistas siguen advirtiendo por la fuerte emisión monetaria que el Banco Central viene llevando adelante desde hace dos meses (la base monetaria trepó 22,2%), lo que impactaría en la inflación y en la brecha, teniendo en cuenta que dentro de muy poco la estacionalidad llevará hacia la baja la demanda de la moneda local. A lo anterior, se suma la baja en las tasas de interés.

 

“Para que la baja en la tasa sea reactivante, tienen que estar dadas las condiciones desde el lado del riesgo país, la demanda de dinero y la estabilización de las variables nominales. Y si no es el caso, la factura puede pasar rápidamente en la brecha, lo cual sería muy arriesgado en términos de coordinación de expectativas”, señaló ante El Economista Federico Furiase, director de la consultora EcoGo.

 

Según Furiase, debería haber una referencia de nominalidad y buenas señales en torno a la negociación de la deuda antes que seguir bajando las tasas. “La factura puede venir del lado de la brecha, la coordinación de las expectativas y el desfasaje de los precios relativos ante el congelamiento del dólar, las tarifas y el combustible”, remarcó.

 

De acuerdo con el especialista, la negociación de la deuda es el evento bisagra: “una negociación exitosa de la deuda es condición necesaria para que baje el riesgo país, moderar la presión en la brecha y estabilizar las variables nominales, lo cual permitiría empezar a descongelar el dólar y las tarifas con menor impacto en inflación”, aseguró.

 

Una negociación exitosa de la deuda, desde su punto de vista, requiere sostener la señal de consistencia fiscal y monetaria y una reestructuración que permita descomprimir el perfil de vencimientos sin una quita agresiva de capital.

 

Por su parte, Hernán Del Villar, titular del estudio Alpha, estimó en diálogo con El Economista: “Si tomamos en cuenta que el Banco Central dijo que buscará que las tasas para los ahorristas no sean negativas, implica que está viendo para febrero una inflación por debajo del 3%, lo cual es posible. Entendemos que puede seguir bajando en febrero en un contexto de alta liquidez en pesos”.

 

En diciembre, días después de tomar las riendas de la entidad monetaria, Pesce afirmó que si el “pacto social” que llevaba adelante el Gobierno era exitoso, bajaría “sustancialmente” la tasa de interés que regía en ese momento. Sin embargo, descartó que la reducción se ubique “debajo de la inflación anual, que está por encima del 50%”.

 

Dejá un comentario