Draghi se va del BCE advirtiendo sobre los riesgos de recesión

24 de octubre, 2019

Draghi BCE

En la última reunión presidida por Mario Draghi, el Banco Central Europeo no modificó su política monetaria. La tasa de interés quedó en -5% y se ratificó que a partir de noviembre volverá a comprar a bonos por un monto de 20.000 millones de euros por mes para intentar reactivar la economía, ya que se considera que la posibilidad de caer en recesión es el principal problema, y para poder cumplir con la meta de inflación que es “cercana pero inferior al 2%”.

 

Draghi, que nunca subió la tasa de interés en sus ocho años de mandato, sostuvo que la desaceleración del crecimiento de la zona euro es producto de “la incertidumbre política y a nivel comercial l” que afecta principalmente al sector industrial. Las exportaciones son clave en el desempeño económico europeo y se ven afectadas por el bajo crecimiento del comercio global que se este año tendrá una expansión de sólo el 1,2% según el FMI. De todas maneras, en los años de gestión de Draghi, el euro se devaluó alrededor del 20% frente al dólar lo que le dio más competitividad a las exportaciones europeas.

 

La semana que viene asume Christine Lagarde y se encontrará con un BCE dividido porque muchos países, encabezados por Alemania, se opusieron a esta nueva ronda de estímulos monetarios. Algunos analistas entienden que no habrá cambios en el corto plazo y que la actual política se mantendrá por un tiempo mientras que otros estiman que es probable que en diciembre haya otro recorte de tasas. Lagarde, al igual que Draghi, está entre quienes consideran que también los gobiernos deberían ayudar a la recuperación con medidas fiscales.

 

Dejá un comentario