Dal Poggetto: “Hoy, la situación económica es más grave que en 2015”

8 de octubre, 2019

Dal poggetto

Entrevista a Marina Dal Poggetto Directora ejecutiva de Eco Go Por Alejandro Radonjic

 

Las PASO, dice Marina Dal Poggetto, dejaron una situación anómala. “Por un lado, un Presidente muy debilitado y, por el otro, un candidato con votos suficientes para ser Presidente, pero recién en diciembre”, señala la Directora ejecutiva de Eco Go ante El Economista. Desde las PASO, agrega, el BCRA ha perdido casi US$ 18.000 millones de reservas. Si bien se “morigeró la dinámica financiera desde los controles de capitales”, se vienen semanas complejas en la transición. “La gran pregunta es si puede aparecer la coordinación el 28 de octubre o habrá que esperar hasta el 10 de diciembre. Se necesita ya mismo un plan de estabilización. De hecho, lo necesitabas hace más de un año cuando arrancó la corrida y fuiste al FMI. Ahora, con menos instrumentos, la necesidad es aún mayor”, agrega. ¿Llegará o, como dice Dal Poggetto, “seguiremos a la deriva”?

 

¿El pacto social es un plan de estabilización?

Hasta el momento, sólo tenemos dos señales. Una es el acuerdo de precios y salarios y, la otra el reperfilamiento a la uruguaya. Falta información o es un esquema incompleto. Esperemos que sea lo primero. El acuerdo es un elemento necesario, pero es apenas un componente del plan de estabilización. Sólo con política monetaria no podés frenar esta inflación, como ya hemos visto, y sólo con un acuerdo de precios y salarios, tampoco. Además del pacto de precios y salarios, vas a necesitar un acuerdo rápido sobre la deuda; vas a necesitar consistencia monetaria y fiscal, desindexando el gasto previsional y haciendo algo con retenciones que se están licuando y, además, adoptar un esquema cambiario más rígido con controles que funcione como semiancla, para lo cual necesitas recrear la confianza que evite que se dispare la brecha cambiaria. Por último, enmarcar los cuatro puntos precedentes en una negociación con el FMI. Tenes que atacar todos esos frentes en simultáneo.

 

¿La política es consciente de la gravedad de la situación macroeconómica y los riesgos que hay?

A veces, da la impresión de que sí, pero no siempre. Hoy, la gravedad de la situación es mayor que en 2015. La dinámica hoy es más compleja. Alberto Fernández liderará una coalición diversa en la que, unos 30 puntos de los votos, son de Cristina y buena parte del resto, de los enojados con la economía de Mauricio Macri. Si a Alberto Fernández le va mal desde el arranque, van a estar enojados con su economía. Los incentivos para estabilizar están, pero el programa que debe enfrentar es complejo. Tiene que salir casi todo bien y en simultáneo. Un plan.

 

¿Alcanza con atacar la cuestión fiscal por el lado de los ingresos, como insinúa Alberto?

El argumento clásico es que no podes crecer si ajustás, pero eso es válido en economías sin inflación. En la Argentina de 2001 eso era cierto. Después pasó en Grecia. Ajustabas y se te pinchaba la recaudación. Con un gasto indexado con la inflación pasada, el ajuste no termina más. Es una dinámica que precisa inflaciones más altas para que el gasto se licúe. Buena parte del ajuste de Nicolás Dujovne fue por esa vía. Si querés frenar la inflación, tenés que tomar una decisión sobre la indexación. No podés permitir que el sistema previsional siga ajustando para atrás. Si bajamos de 60% anual en 2019 a 25% en 2020, pero tenés 60% del gasto indexado, no hay ajuste fiscal que aguante. Ni triplicando la alícuota de Bienes Personales.

 

El último REM habla de una caída de 1,5% del PIB para 2020. Parece optimista…

Sí, coincido. El arrastre que deja 2019 va a ser muy negativo. Todo depende de si estabilizás o no.

 

¿Y el empleo? Parece haber resistido bastante la recesión…

Es una situación distinta a la de los ‘90, con más gasto social, el doble de jubilados y, sobre todo, el doble de empleados públicos. No creo que lleguemos a los niveles de desempleo de los ‘90. Sin embargo, si la economía sigue cayendo así, es difícil pensar que el empleo se sostendrá. Las empresas tratarán de sostenerlo lo más posible, pero dependerá del salario y, una vez, de si logras estabilizar o no la economía.

 

¿Si sale todo bien, cuando podemos dejar de caer?

A mediados de 2020, si sale todo bien. Estamos en el medio de un huracán financiero y estamos discutiendo lo mismo que hace doce meses, es decir, si tenemos un evento de crédito, pero con el FMI en cuarteles de invierno. Puede llegar a salir bien, es decir, podés estabilizar, si se toman esos pasos que mencioné. Si no lo lográs, la caída puede ser muy violenta.

Dejá un comentario