¿Cuánto tiempo necesito para transformar digitalmente mi negocio? El desafío de la banca

2 de octubre, 2019

transformación digital tecnología empresas

Por Santiago Cabanes Chief Marketing and Comercial Officer de APER

 

En la actualidad, el término “transformación digital” es cada vez más utilizado en empresas y particularmente en sectores que, por su origen y su constante vigencia, buscan encuadrar los proyectos de tecnología que forman parte del aggiornamiento, a los tiempos que corren. Tiempos de Internet, de autogestión y relacionamiento.

 

La transformación digital pasó de ser una prioridad a una necesidad estratégica, o dicho de otro modo, a un costo de oportunidad para sectores como el financiero o empresas de servicios, y también el Estado, que en sus planes de modernización, deben contemplar no quedar al margen de esta transformación digital. En este caso el desafío es doble: no sólo deben encontrar la forma de implementar el cambio sino también de ver cómo hacer para capitalizar realmente todo lo que hay detrás de esta revolución, que por su naturaleza es dinámica y requiere de una constante evolución.

 

La transformación digital no sólo propone el uso de la tecnología para rediseñar y optimizar procesos generando eficiencia operativa –lo cual no deja de ser importante para gran organización– sino que también requiere centrarse en una nueva visión de los clientes, poniendo foco en la experiencia. Esto significa repensar y redefinir de manera continua la forma de hacer negocios a partir de nuevos modelos de relacionamiento.

 

Esta problemática se ve claramente en la industria financiera, donde el surgimiento de las FinTech ha dejado al descubierto varias de las falencias de los bancos en este sentido. Si bien en algunos casos han renovado sus webs y apps, este tipo de desarrollos “compiten” contra los desarrollos “core” y las burocracias propias del sector, lo cual les impide evolucionar a la velocidad que el mercado requiere y sus nuevos competidores le marcan.

 

Es entonces cuando cobra sentido que este tipo de organizaciones adquieran nuevos tipos de socios estratégicos capaces de poner foco en el desarrollo de soluciones pensadas y diseñadas para la evolución del negocio desde esta nueva óptica. Estos socios son valiosos también porque proponen equipos multidisciplinarios de trabajo incluyendo no sólo proyectos de desarrollo basados en metodologías ágiles, sino también recursos que piensan en cómo aprovechar las nuevas capas de información que se generan con algoritmos de AI y Machine Learning.

 

¿El resultado? Equipos comerciales que entienden cómo garantizar la mejor oferta al cliente para incrementar el consumo, mayores ingresos por cross y up sell de productos financieros y otras formas de monetizar cada uno de estos activos (lealtad/retención, adquisición, generación de leads, ads, etcétera), afianzando así la constante evolución y el time to market de los proyectos.

 

En definitiva, este es sólo el inicio, el potencial es enorme y las posibilidades incontables. A partir de estos socios estratégicos, las organizaciones podrán explotar en su máxima expresión todas las ventajas que la transformación digital propone.

Dejá un comentario