Lacunza: “El gradualismo no fue una elección sino una imposición de la realidad”

16 de septiembre, 2019

Lacunza diputados

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, presentó hoy el proyecto de Presupuesto 2020 en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados de la Nación. En el salón Delia Parodi del Congreso Nacional, Lacunza resaltó el objetivo central del proyecto.

 

“Si lo medimos por empleo e inflación, que son las dos variables que más inciden en la vida cotidiana de las familias, los resultados del programa en curso han sido inferiores a los esperados. Todos coincidimos en la combinación de herencia, falencias del programa económico y algo de factores externos, como la sequía y la suba de la tasa de interés internaciona. en 2018”, expresó el Ministro.

 

“El desafío inicial de la política económica era enfrentar un triángulo de las bermudas caracterizado por tres vértices que entraban en conflicto: 1) corregir el atraso cambiario y las tarifas rezagadas, 2) distorsiones de precios relativo, y 3) la tensión natural de corto plazo entre crecimiento e inflación”, dijo Lacunza.

 

El superávit fiscal primario estimado para 2020 es del 1%

 

“Dada la magnitud de esos desequilibrios, las restricciones sociales que implican que casi un tercio de la población esté bajo la línea de pobreza, el espacio político acotado para reformas estructurales, sin contar con mayoría parlamentaria; la actual administración procuró una corrección gradual que suavizara el impacto social inicial, aunque para eso fue necesario recurrir al financiamiento que, en ausencia de un mercado de crédito local suficientemente desarrollado, debió buscarse en el exterior”, agregó.

 

Por otro lado, resaltó que “si bien los desencadenantes de la crisis fueron ajenos al modelo económico, sin dudas este no había todavía completado un esquema cambiario y monetario robusto a las perturbaciones externas, y se generaron dudas sobre la sustentabilidad social y política de las reformas estructurales pendientes”.

 

 

En los lineamientos generales del borrador del oficialismo, se contempla un crecimiento del Producto Bruto del 1%, una inflación estimada en torno al 34%, y una cotización de la divisa norteamericana promedio de $67 que podría llegar a $75 a fin de año. Sin embargo, todo indica que la ley será tratada después de las elecciones de octubre.

 

El Gobierno cumple con el plazo estipulado para la presentación de la “ley de leyes”, aunque la volatilidad del actual escenario hace dificultoso pensar en el cumplimiento efectivo de las variables.

 

Con ese objetivo, el ministro Lacunza se presentó esta tarde ante la comisión de Presupuesto. El encuentro estuvo encabezado por el titular de dicha comisión, el diputado santafesino del PRO, Luciano Laspina, y contó a su vez con la presencia del titular de la Cámara, Emilio Monzó, además de otros legisladores.

 

 

Voces del FPV, señalaron ante este diario que la intención desde el bloque mayoritario del peronismo es dar tratamiento a la ley luego del 10 de diciembre, una vez que el recambio legislativo ya se haya producido, apuntando a que el debate se dé en sesiones extraordinarias.

 

En la vereda de enfrente, fuentes de Cambiemos señalaron que no quieren repetir la experiencia del 2015 cuando el Presupuesto fue aprobado en la previa a los comicios y luego se debió reformular las directrices de la economía con decretos del entonces Gobierno entrante.

 

El antecedente de 2017 señala que el Presupuesto se trató cuando se produjo la renovación parlamentaria ya que allí Cambiemos había ganado los comicios.

 

Dentro de los cálculos que informaron fuentes del oficialismo, el corriente año tendrá una caída del PIB en torno al 2,6%. Desde Hacienda creen el crecimiento del año próximo está sustentado en un aumento de las exportaciones y una recuperación del 1,4% del consumo.

 

El proyecto de Emergencia Alimentaria funcionó como muestra del posible funcionamiento que podrían mostrar los distintos bloques del peronismo luego del 10 de diciembre.

 

Si bien desde el bloque liderado por Agustín Rossi reafirman que el tratamiento será en diciembre, otras voces parlamentarias no dan nada por definido y dejan el escenario abierto.

 

Lo que está claro es que la oposición (sintiéndose ganadora) buscará incidir en la ley que traza las líneas generales de Gobierno, en un contexto de extrema fragilidad económica, pero amparado en el capital político que dejen los votos.

 

Los bloques opositores por ahora no habilitarán el tratamiento del proyecto de “reperfilamiento” de deuda local, el cuál tampoco está contemplado en el anteproyecto, por lo que están estipulados los datos del programa financiero vigente.