El ingreso de capitales cayó 60% en el segundo trimestre

27 de septiembre, 2019

dólar calma cambiaria

Ayer, el Indec informó que durante el segundo trimestre del año la cuenta corriente registró un déficit de US$ 2.561 millones, explicado por los ingresos primarios, que presentaron un déficit de US$ 5.305 millones, parcialmente compensado por un superávit de la balanza de bienes y servicios, por US$ 2.666 millones, y de ingresos secundarios, por US$ 79 millones.

 

De acuerdo con los datos del Indec, entre abril y junio la cuenta financiera registró un ingreso neto de capitales de US$ 3.339 millones, lo que marca una caída superior a 60% respecto al mismo período del año pasado y resulta de la adquisición neta de activos financieros por US$ 4.909 millones y por la emisión neta de pasivos de US$ 8.248 millones.

 

“Los sectores que han cubierto la mayor parte de las necesidades netas de financiamiento han sido el Gobierno por US$ 5.401 millones y el Banco Central por US$ 1.773 millones”, detalló la entidad estadística.

 

De los más de US$ 3.300 millones que ingresaron este año, alrededor de US$ 10.800 millones los aportó el Fondo Monetario Internacional FMI, de modo que entre el sector privado y otros organismos financieros internacionales salieron capitales por US$ 7.500 millones, según detalló la consultora Ecolatina.

 

 

“Esto marca la centralidad del organismo multilateral con sede en Washington y cómo sus dólares permitieron que, ceteris paribus, la crisis cambiaria no se agravara (o materializara más rápido)”, resaltó Ecolatina. “Es importante notar esto ya que, a diferencia de las divisas del sector privado que bajo ciertas condiciones podrían ingresar constantemente (tal como muchos asumieron en 2017), los desembolsos del FMI tienen una duración pautada”.

 

Para Ecolatina, en consecuencia, si no reaparecen los capitales privados, “lo que a esta altura parece más que probable, el ajuste del déficit externo continuará en los próximos trimestres, y posiblemente también años. Dicho de otro modo, el ajuste de la cuenta corriente llegó para quedarse. Ojalá lo haga por una vía de mayores ventas, de lo contrario, deberemos restringir (o cambiar) nuestro consumo”.