Macri no debe pensar en octubre

13 de agosto, 2019

RAJOY Y MACRI FIRMAN HOY VARIOS ACUERDOS EN LA MONCLOA

Mauricio Macri tenía dos caminos para elegir luego de la contundente derrota en las PASO. Uno era seguir en modo campaña y continuar la polarización con el kirchnerismo para intentar revertir el resultado en la primera vuelta desde una actitud de confrontación. El otro era procurar controlar los daños, asumir que se vive una virtual transición e intentar evitarle costos mayores a la sociedad argentina por la incertidumbre política.

 

El Presidente, en su mensaje de ayer a la tarde, eligió el primero y eso implica un riesgo porque fogonea la idea de que la sola perspectiva de que gane Alberto Fernández junto con el kirchnerismo generará más turbulencia en los mercados, como la que se registró ayer. Y en el caso de que ello efectivamente ocurra, la situación económica puede tornarse más difícil de manejar, con consecuencias negativas para la sociedad. Adicionales a las ya vividas.

 

De esa manera, buscando ser más competitivo en las elecciones de octubre, Macri lograría el efecto contrario y llegaría a esa instancia con la economía aún más deteriorada. La misma economía que fue la causante principal de su derrota en las primarias. Está claro que la desconfianza de los mercados con el kirchnerismo no es consecuencia de las palabras de Macri, pero azuzar más la cuestión no le conviene a nadie en este momento.

 

Todavía puede elegir el otro camino, como insinuó María Eugenia Vidal, y seguir adelante con sus iniciativas. pero sin apuntar a las elecciones de octubre. Curiosamente, si acepta que el resultado es muy difícil de revertir y baja el nivel de confrontación, puede tener un final de mandato más tranquilo que beneficiaría a la sociedad, y hasta un mejor resultado electoral, que si insiste con la polarización. El momento para esa estrategia terminó.