Argentina después de las elecciones: una perspectiva prometedora

26 de octubre, 2017

Argentina después de las elecciones: una perspectiva prometedora

 

Por Juan Manuel Pazos Head de Estrategia en PUENTE

 

Las elecciones de 2017 han dejado una perspectiva muy constructiva para Cambiemos. La coalición gobernante está finalizando su segundo año en el poder en ascenso: con perspectivas de que la economía crezca 3% este año, recuperándose por completo la recesión de 2016, repunte del consumo, de la confianza del consumidor y una fuerte mejora del valor de los activos.

 

Sin embargo, el oficialismo todavía tiene un punto débil en su boletín de calificaciones este año: un progreso más lento de lo esperado en el reequilibrio macroeconómico. A dos años del cambio de Gobierno, Argentina continúa teniendo una inflación superior al 20%, un déficit fiscal que no es consistente con la estabilización de la deuda pública y una moneda sobrevaluada.

 

Hacia el futuro, las mejoras adicionales en la valoración de los activos de Argentina estarán vinculadas a que el Gobierno materialice su agenda de reformas. El electorado le ha dado un mandato claro y el capital político para acelerar las reformas. En particular, creemos que, además de cumplir con sus objetivos de consolidación fiscal, hay cuatro reformas clave que el Gobierno insistirá en pasar por el Congreso durante el resto del mandato actual: (I) la reforma del mercado de capitales para hacer que los mercados locales sean más profundos y eficientes ; (II) una nueva ley de responsabilidad fiscal para poner un freno a los excesos en el gasto público; (III) un blanqueo laboral para ampliar la base tributaria y (IV) la reforma del sistema tributario para aumentar la recaudación impositiva mientras se reducen los impuestos individuales. La buena noticia es que la dinámica política después de las elecciones tenderá a facilitarle al Gobierno negociar las mayorías necesarias para convertir estas reformas en una realidad, lo que resultará en una perspectiva muy prometedora para Argentina en los próximos años.

 

En nuestra opinión, si bien los precios actuales de los activos argentinos ya incorporan que la mayoría de estas reformas se materializarán en los próximos años, creemos que sigue habiendo un atractivo potencial de mejora en las valuaciones. Un rebalanceo macroeconómico exitoso y avances en la agenda de reformas pondrían a Argentina en camino de convertirse en un país de BB hacia 2020. Unirse al grupo de países de BB sería el primer paso hacia la plena normalización de Argentina. Un paso que continuará impulsando la demanda de activos argentinos y reduciendo los costos de financiamiento hasta en un punto porcentual, un cambio trascendental que ciertamente daría como resultado el inicio de un ciclo virtuoso para un país con grandes necesidades llevar adelante gastos de capital en sectores clave como energía e infraestructura.

Dejá un comentario