Vaca Muerta suma dos avances tecnológicos

Las petroleras YPF y Tecpetrol comenzaron perforaciones con nuevos sistemas que mejorarán la formación de costos

29 de mayo, 2017

Vaca Muerta suma dos avances tecnológicos

 

Las petroleras YPF y Tecpetrol comenzaron recientemente la perforación en Vaca Muerta de pozos con nuevas tecnologías para intentar una mejora en la ecuación de costos de la explotación de hidrocarburos en el yacimiento, el gran desafío que enfrenta hoy por hoy la actividad en la cuenca neuquina para alcanzar el desarrollo pleno que promete.

 

En el caso de Tecpetrol, el salto tecnológico consistirá en la primera perforación utilizando el mecanismo Skidding Rig, un sistema de rieles que permite que la torre de perforación se movilice de un pozo a otro sin necesidad de montar y desmontar la torre, lo que le permitirá reducir los tiempos a la mitad y los costos, en un tercio. Este sistema, que se viene usando desde hace más de cinco años en Estados Unidos, será implementado para el área Fortín de Piedra, donde la petrolera de Techint anunció en marzo el paso a la etapa de desarrollo, que implicará una inversión de US$ 2.300 M en los próximos tres años para la extracción de gas no convencional.

 

Por su parte, YPF iniciará la perforación de un pozo récord en su extensión, que superará por primera vez los 3.000 metros de trayecto horizontal, hasta alcanzar los 3.200 metros. Así, la perforación de este pozo implicará para la petrolera nacional dar un “salto de productividad”, según lo definió Pablo Bizzotto, gerente ejecutivo de recursos no convencionales de la firma, a la revista Petroquímica, especializada en el rubro energético. Hasta ahora, YPF solo llegó hasta los 2.600 metros de trayecto horizontal y a perforaciones con hasta 35 etapas de fractura, que en este proyecto ascenderán a 40.

 

Durante una conferencia organizada por la Sociedad de Ingenieros del Petróleo (SPE), Bizzotto describió que la compañía estima el costo final de este pozo récord en entre US$ 12 M y US$ 15 M, cuando actualmente invierte alrededor de US$ 8 M en sus perforaciones horizontales habituales, que tienen 18 etapas de fractura promedio y extensiones mucho menores. La proyección de la compañía, asimismo, es finalizar las fracturas en apenas 42 días.

 

Según recordó Petroquímica, “desde 2013 a esta parte, YPF ensayó algunos pozos ‘extralarge’”, que de acuerdo a la revista, costaron inicialmente cerca de US$ 19 M y posteriormente cayeron a entre US$ 13 M y US$ 16 M. De este modo, el costo del pozo que comenzará a perforar ahora será al mismo tiempo, más complejo y menos costoso.

 

Según explican en la industria, el adicional de costos que tiene la explotación de hidrocarburos no convencionales en Argentina respecto de yacimientos similares a Vaca Muerta en Estados Unidos o Canadá se divide a grandes rasgos en tercios: un primer tercio se explica por los mayores costos laborales, a los que se apuntaron con la adenda al convenio colectivo de trabajo firmada en enero (ver aparte); un segundo tercio se debe a la falta de infraestructura; y uno último, finalmente, al tiempo que naturalmente demanda transitar la curva de aprendizaje, a lo que contribuye la adquisición de mayor conocimiento de la formación, y el progreso técnico y la incorporación de tecnologías más modernas. A ese último aspecto parecieran apuntar los últimos proyectos anunciados por Tecpetrol e YPF.