Los servicios, una vía de inserción global para Argentina

1 de diciembre, 2016

Los servicios, una vía de inserción global para Argentina

 

Tras la crisis subprime, el comercio global de mercancías pisó el frenó: entre 2003 y 2008 crecía casi a 10% y en los últimos años apenas superó el 2%. Si bien el bajón también se sintió en el flujo de servicios, el impacto fue menor y siguieron creciendo 4% anual. Con esa dinámica, y ante la posibilidad de un mayor proteccionismo en el comercio de bienes, los servicios son una oportunidad. En total, el comercio de servicios es una torta de nada menos que US$ 5 billones.

 

Además, argumenta Elizondo, “los países emergentes han ido logrando una relevancia creciente en materia de comercio de servicios, especialmente en servicios relativos a la construcción, las comunicaciones, los viajes, los servicios informáticos, el transporte, servicios de soporte a negocios globales (como los servicios profesionales), y los servicios culturales”.

 

Hoy, el comercio mundial de servicios equivale al 29,5% del comercio de bienes físicos mientras que en 2010 equivalía al 24,8% del total de exportaciones de bienes. “Esto es, el comercio de servicios, aun afectado por la misma debilidad que se exhibe en el mundo en las relaciones económicas internacionales, muestra mejor resistencia y crece en relación al comercio total”, dice Elizondo.

 

¿Y Argentina?

 

Argentina, ante ese contexto, tiene margan para crecer. En 2015, mientras las exportaciones de bienes retrocedieron en US$ 11.593 millones, las de servicios crecieron US$ 219 millones y llegaron a US$ 13.952 millones.

 

“Los servicios cuentan en Argentina con el potencial que surge de la calidad de recursos humanos, la flexibilidad de muchas organizaciones con predisposición a la adaptación al cambio, un relativamente buen stock de capital tecnológico y condiciones regulatorias menos gravosas que en el caso de los bienes físicos. Por el contrario, los bienes tienen solo en la agroindustria condiciones de competitividad sistémica internacionales. En el resto, padecen dificultares en materia de logística y transporte, puertos, estructuras tributarias más pesadas, alta dependencia de insumos que provienen de entornos no previsibles, todo lo que los pone en condiciones menos competitivas que en el caso de los servicios”, dice el experto. Según el BID, Argentina viene exhibiendo mejor performance regional en su comercio emisivo de servicios que en su comercio emisivo de bienes y explica casi el 10% de las ventas de servicios a todo el mundo (versus algo más de 6% en el caso de los bienes). Conclusión: “Los servicios pueden ser ubicados como un producto en el que Argentina desarrolle una oferta con potencial internacional”, dice Elizondo.

 

El perfil

 

Las exportaciones de servicios incluyen el transporte (fletes aéreos o marítimos), viajes (básicamente, turismo), servicios empresariales, profesionales y técnicos (dentro de los que se incluyen los honorarios por servicios jurídicos, contables, de ingeniería o de investigación prestados por residentes a no residentes), servicios de informática y comunicación, así como servicios personales, culturales y recreativos (dentro de la que se incluyen las transacciones relacionadas con la producción o distribución de programas de radio, cine y televisión, espectáculos musicales, teatrales o deportivos).