Comercio exterior

Los números finos de 2013

24 de diciembre, 2013

Comercio exterior

US$ 901 millones. Ese fue el superávit comercial de noviembre, según el Indec. De esta manera, el acumulado anual llega a US$ 8.752 millones. Al menos que el dato de diciembre supere los US$ 1.200 millones, lo cual no es muy probable, el saldo terminará el año por debajo de US$ 10.000 millones por primera vez desde que llegó el kirchnerismo al poder. Con respecto a igual periodo de 2012, el saldo cae 24% entre enero y noviembre. No es un buen dato en un contexto de restricción externa. Un salida export-led hoy no luce factible.

En el año, las ventas externas apenas crecen 4% (medidas en dólares). Hasta noviembre, acumulan US$ 77.759 millones y probablemente terminen el año cerca de US$ 85.000 millones. Las importaciones, en tanto, crecen al 9% y suman US$ 68.827 millones en los primeros once meses del año. La sube de 4% en las exportaciones es íntegramente explicada por las cantidades, pues los precios no variaron. La suba de las importaciones, en tanto, se explica por mayores precios (3%) y cantidades (6%). Es decir, se deterioraron los términos de intercambio.

Por sectores

Los tres grandes rubros exportadores del país mostraron alzas interanuales: los productos primarios, de 5%; las Manufacturas de Origen Agropecuario –MOA-, 9% y las Manufacturas de Origen Industrial (MOI), 4%. El rubro “Combustibles y Lubricantes” exhibió una caída de 22%. La torta exportadora 2013 se dividió, pues, así: las MOA explicaron el 36%, las MOI el 34%, los productos primarios el 24% y la energía, el restante 6%.

Entres las importaciones, tres de los cuatro principales rubros exhibieron subas interanuales: bienes de capital, 9%; combustibles y lubricantes, 25% y piezas y accesorios de bienes de capital, 8%. El rojo energético, por tanto, acumuló US$ 5.911 millones entre enero y diciembre. Entre los grandes rubros, el único que registró una merma fue el de bienes intermedios (-2%). En un segundo escalón de gravitancia, figuran el rubro de bienes de consumo y los vehículos de automotores de pasajeros. El primero registró un alza de 5% y el segundo, nada menos que de 35%. La torta importadora se dividió de la siguiente manera: bienes intermedios (26%); piezas y accesorios de bienes de capital, 21%; bienes de capital, 20%; combustibles y lubricantes, 16% y los bienes de consumo y los automóviles explicaron, cada uno, 10%.

Por países y regiones

En el acumulado anual, las exportaciones al Mercosur –incluyendo Venezuela- crecen al 10%; al NAFTA, 3%; al ASEAN, 22%; a China, 19%; a Oriente Medio, 29% y al Magreb y Egipto, 22%. Las ventas a la India, en tanto, se mantienen iguales a las de 2012 (unos US$ 1.100 millones). En el lado negativo, figuran los envíos a Chile (-17%); América Latina –excluyendo Mercosur, NAFTA y Chile- (-9%); la Unión Europea (-11%) y Corea (-18%).

Del otro lado del mostrador, la imagen es muy distinta: las importaciones desde todas las regiones y países relevados por el Indec, crecen (salvo en el caso de Chile). Esto se explica, en parte, por la baja base de comparación que dejó 2012. Se destaca la suba de 32% desde América Latina (excluyendo el Mercosur, NAFTA y Chile) y de 88% de los bienes provenientes de Oriente Medio (en buena medida por el alza de casi 200% en la compra de combustibles y lubricantes desde esa región).

El saldo de estos intercambios es el siguiente para los primeros once meses del año. Con el Mercosur, el saldo fue positivo para la Argentina en US$ 2.826 millones (atribuible en gran medida al comercio con Venezuela); con Chile, el saldo se ubicó nada menos que en US$ 2.929 millones (es el país con el que la Argentina tiene un saldo más favorable) ; con el resto de los países de la región (excluyendo a los del Mercosur, los del NAFTA y Chile), el saldo se ubicó en US$ 2.208 millones; con Medio Oriente, el superávit fue de US$ 2.502 millones y con el Magreb y Egipto, nada menos que de US$ 3.636 millones. El país registró déficits con la Unión Europea (US$ 2.810 millones), con el NAFTA (US$ 2.941 millones) y con Japón, China y la India, de US$ 863 millones. Sin embargo, este último dato no se condice con otros que aporta el Indec en este mismo informe y da cuenta de un déficit comercial de más de US$ 4.400 millones con China.