América Latina

¿La era de la estabilidad?

19 de diciembre, 2012

América Latina

¿Qué es la estabilidad? Algo que se mantiene sin grandes oscilaciones durante un largo tiempo. En términos políticos, puede ser un determinado sistema que se mantiene y en el que no hay, por ejemplo, cortes abruptos de ese orden o las instituciones funcionan de la misma manera. En términos económicos, puede ser una economía con un desempeño estable y en donde el nivel de vida de la gran mayoría de la población no cambia con frecuencia. La región latinoamericana durante el Siglo XX, y la Argentina como uno de sus exponentes más claros, no han sido ejemplos, en términos relativos, de estabilidad política ni económica.

¿Está cambiando eso? ¿Será, el actual, siglo más estable que el anterior como, acaso, parece sugerir su primer decenio? Así lo cree un informe del Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos, intitulado “Tendencias globales 2030: Mundos alternativos” y difundido esta semana. Lo primero que destaca el informe sobre América Latina y el Caribe es el sostenido crecimiento económico de los últimos años, que permitió reducir la pobreza y la desigualdad, incluir a las minorías y expandir el alcance de los servicios públicos. Aclara, sin embargo, que se trata de una región muy desigual, tanto entre los países como al interior de los mismos. La tendencia más preocupante, en tanto, ha sido el incremento del crimen organizado vinculado con el tráfico de drogas.

Hasta 2030, la demanda global por los productos y bienes en los cuales la región tiene claras ventajas competitivas seguirá firme por el crecimiento de los países emergentes. Grupo en el cual, además de China, figura la India y, también, muchas naciones africanas. El contexto global más benévolo (aunque la frecuencia de las crisis mundiales será mayor) redundará, a la vez, en un crecimiento de la clase media: hacia 2030, el PIB per capita de la región se duplicará. El informe advierte sobre el peligro de la desindustrialización de las estructuras productivas.

Dentro de la región, los mayores riesgos potenciales residen en Centroamérica, donde los Estados y las instituciones son más débiles, el crimen organizado más se ha enquistado y la gravitancia de EE.UU. para las exportaciones es muy grande. Otros riesgos, extensibles a toda la región, son el debilitamiento del comercio y de la integración intrarregional, los desastres naturales y una mayor complejidad de las redes de narcotráfico.

Brasil, en tanto, jugará un rol cada vez más importante en la región. Los mayores riesgos para el Gigante Sudamericano son una mayor conflictividad social, especialmente en sus ciudades principales, en caso de que la economía no logre seguir creciendo y “derramando” como en los últimos años. Asimismo, otro potencial foco de conflicto pude surgir de un crecimiento de los pasivos ambientales, especialmente en el Amazonas, donde están el 20% de las reservas acuíferas globales.

Proyecciones

En 2012, América Latina y el Caribe terminaría con un crecimiento de 3,1%, superior al 2,2% mundial pero inferior al 4,3% que registró la región en 2011. Para 2013, la Cepal espera una aceleración del crecimiento a 3,8%. Bolivia crecería 5%; Brasil, 4%; Chile, 4,8%; Colombia, 4,5%; México, 3,5%; Paraguay, 8,5%; Perú, 6%; Uruguay, 4% y Venezuela, 2%. La Argentina estará levemente por encima del promedio regional (3,9%). La Cepal destaca que, en 2012, “a pesar del deterioro de la economía mundial, la región mostró resiliencia”. Esto se debió, según el organismo, a “la expansión de la demanda interna”.