Producción automotriz

El récord 2012, en duda.

13 de septiembre, 2012

Producción automotriz

Hace doce meses, cuando nadie soñaba con cepos cambiarios ni nada que se les parezca, los participantes de la plaza automotriz argentina estaban montados en una ola triunfal: esperaban cerrar un 2011 récord y llegar en 2012 a la ansiada venta de un millón de automóviles por año. Pero la crisis mundial, con fuerte impacto en Brasil, cambió el panorama.

Se consiguió el récord absoluto de 2011, pero del millón de autos para el mercado argentino puede ir olvidándose. No se dará en 2012, ni tampoco parece poder alcanzarse tan rápidamente como se esperaba. Es que la merma en la actividad continúa. Cuando se hace un sondeo por las concesionarias la respuesta es la misma: “No estamos bien, pero estamos mejor de lo que esperábamos. Brasil está mejorando un poco, y eso alienta porque –si eso sucede– el comercio se irá normalizando. Eso si: en las fábricas el clima no es el mejor porque todavía hay jornadas con suspensiones de actividad por faltantes en el ingreso de autopiezas”.

Con esa particular foto de coyuntura, el patentamiento de automóviles 0 km volvió a tocar el freno en agosto. Según datos de la Asociación de Concesionarios (ACARA) el mes pasado se patentaron 75.400 vehículos nuevos, 5,7% menos que en agosto de 2011. A pesar de eso, el registro de enero-agosto sigue siendo por el momento un récord absoluto: se anotaron 609.421 vehículos, 2,1% más que el récord sin precedentes de ocho meses del año pasado.

Los pronósticos

Los números que se registraron hasta ahora hacen que el sector proyecte un patentamiento anual del orden de las 875.000 unidades, es decir una cifra que se aleja cada vez más del soñado millón de vehículos por año. Y lo particular del caso es que, pese a que el nivel de actividad apunta para que 2012 sea todavía un año récord, en la industria se habla más de suspensiones y de despidos que de proyectos y de planes para seguir vendiendo a dos manos.

Con un mercado muy invadido por la discusión política, con opiniones a favor y en contra del Gobierno Nacional, se vienen cuatro meses en los que se deberá hilar muy fino. Es posible que la actividad siga apuntando algo para abajo y que el récord esperado se pierda. De hecho, la consultora Abeceb espera que la producción conjunta de todas las terminales locales se ubique en torno a 730.000 unidades, es decir 80.000 menos que el año pasado.

Esa mirada no muy optimista es compartida por las fábricas locales, que entraron en su sexto mes consecutivo apretando el acelerador con menor intensidad. Según la Asociación de Fabricantes (ADEFA) en agosto se armaron 79.664 unidades, 5,9% menos que en agosto del año pasado y en enero-agosto de este año se llevan producidos 477.362 vehículos, 12,8% menos que en ocho meses de 2011. Lo curioso del caso es que, a contramano de lo que pueda suponerse, los tres vehículos más fabricados en la Argentina son la Toyota Hilux, el Chevrolet Agile y la Volkswagen Amarok, es decir, dos camionetas y un auto.

Notablemente entre esos tres vehículos se concentra el 33% de todas las unidades que se arman en el país, lo cual indica que el nivel real de autopartes genuinamente argentinas sigue muy lejos de lo que se requiere para que una industria pueda tener un vigoroso desarrollo local.

Por otra parte, la entrega de autos a las concesionarias también sigue apuntando hacia abajo. En agosto se entregaron en la red 73.600 unidades, 9,3% menos que en agosto del año pasado, mientras que en enero-agosto de este año se llevan distribuidos 538.000 vehículos, 3,8% menos que en ocho meses del año pasado. Con el Gobierno demorando los permisos para que unidades del exterior ingresen al país, los importados son los que mas sufren dentro de esa distribución.

En agosto se repartieron 39.400 unidades de ese origen, 20,1% menos que en agosto de 2011 y en enero agosto último ingresaron 316.200 vehículos extranjeros, 11,8% que en ocho meses de 2011. En cuanto al reparto de autos nacionales los números son mejores. Por las trabas a la importación, la gente tiene miedo de no conseguir piezas si hay roturas y, de ese modo, en agosto se repartieron 34.200 autos armados en el país, 7,4% mas que en agosto 2011 y en enero agosto 221.900 unidades, 10,7% más que en ocho meses de 2011. Pero donde peor están las cosas es en la exportación.

En agosto se mandaron al exterior apenas 35.853 unidades, 34,8% menos que en agosto del año pasado, mientras que en enero agosto último se exportaron 237.808 vehículos, 30,8% menos que en 8 meses de 2011. El destino de las exportaciones sigue total y absolutamente concentrado en Brasil. El mercado brasileño se lleva el 80% de los vehículos que la Argentina manda al exterior, en segundo lugar se ubica Europa con el 7,9%, luego Colombia con el 3,1%, México con el 1,9%, Uruguay y Perú con el 1,6% cada uno y Chile con el 1,2%. Como puede verse, Estados Unidos, Japón o China, es decir los mercados más grandes del mundo, no se llevan absolutamente nada.

Precios y distribución

Como era de esperarse, la debilidad del mercado se empieza a sentir en los precios. En los últimos seis meses, según ACARA, el precio promedio de las unidades puestas en venta subió de 236.000 a 248.000 pesos, pero bajó de 53642 a 53061 dólares. El informe de precios de los concesionarios establece que se están vendiendo 602 versiones en dólares (la más cara a 515.000 y la más barata a 9.800) y 711 versiones en pesos (la más cara a 2.137.200 y la más barata a 35.400). Tres modelos están entre los más elegidos. En enero agosto se patentaron 46.676 Volkswagen Gol, 32.108 Chevrolet Classic y 22.571 Peugeot 207.

Esto demuestra que la demanda es cada vez más selectiva, ya que hace unos pocos años los tres modelos más vendidos acumulaban el 25% de las ventas, mientras que ahora apenas llegan entre los tres a arañar el 17%.

Por otro lado, se está dando algo que no se vio en mucho tiempo. En los últimos años las seis principales marcas que se disputan el mercado estaban separadas por una distancia de 14 puntos en cuanto a la participación vendedora. Volkswagen estaba arriba de todo con el 22% de las ventas y Peugeot era sexta con el 8%. Ahora, la distancia se achicó a solo 9 puntos: Volkswagen sigue primera con el 18% de las colocaciones y Fiat está sexta con el 9%. En lo que respecta a patentamiento por jurisdicción no hay sorpresas. La provincia de Buenos Aires se sigue llevando el 33,23% de las colocaciones de autos 0KM, Capital Federal mantiene el 15,67%, Córdoba está tercera con el 9,48%, Santa Fe cuarta con el 8,29% y quinta Mendoza con el 3,94%.

La principal discusión que mantienen hoy los integrantes de la industria con el Gobierno se origina en la fabricación y el comercio de autopartes. El Mercosur pierde por año unos 14.000 millones de dólares por importación neta de autopiezas, y eso complica porque genera una fuerte escasez de divisas que termina desequilibrando todo el sistema. Los parlamentos de Brasil y Argentina están elaborando un programa de incentivos para que esto se recomponga. Mientras tanto, hay autopartistas locales como Pertrak (la ex Perkins), ubicada en Córdoba, que no pueden competir: sufren problemas financieros por suba de costos y no puede continuar si no logran un socio que las sostenga. Y en igual sentido, la autopartista Taranto está recorriendo todas las ventanillas del Gobierno, acusando a las terminales de no defender la producción local de piezas.