EE.UU.: El reparto de la torta

9 de marzo, 2012

EE.UU.: El reparto de la torta

Emmanuel Saez, profesor de la Universidad de California, en Berkeley y ganador de la prestigiosa medalla John Bates Clark en 2009, es uno de los principales especialistas en distribución del ingreso, un tema sobre el cual se habla cada vez más en EE.UU. Esta semana, presentó un trabajo sobre cómo evolucionó el ingreso real durante y después de la crisis 2007- 2009. En ese bienio, el ingreso real del 1% más rico cayó 36,3%, la mayor caída bianual desde la crisis de 1929. El ingreso del 99% restante también cayó, pero menos: 11,6%, lo que eliminó todas las ganancias conquistadas entre 2002 y 2007.

Pero cuando llegó la recuperación en 2010, el 1% más rico se recuperó con mucha más fuerza que el 99%. Ese año, el ingreso real promedio de las familias estadounidenses creció 2,3% en promedio. Pero el ingreso real de las familias que componen el 1% más rico creció 11,6%, mientras que el del restante 99% sólo lo hizo 0,2%. “Esto explica una parte de las recientes demostraciones públicas en contra de la desigualdad”, dice Saez y agrega que el 93% de los nuevos ingresos generados en 2010 fueron a parar al 1% más rico. Si bien no hay datos para 2011, Saez cree que esa disparidad seguramente continuó gracias al buen desempeño bursátil. En 2010, el 10% más rico de EE.UU. se llevó el 47,9% de los ingresos totales (el 1% más rico se llevó el 20%), dice Saez, y añade que son uno de los números más altos de los últimos 100 años.

Los últimos 20 años

El desempeño del 99% no ha sido bueno en los últimos años: su ingreso real creció 6,4% entre 1993 y 2010, es decir, sólo 0,37% por año. Al 99% le fue mejor con Bill Clinton que con George W. Bush. Entre 1993 y 2000, el ingreso real del 99% creció 20,3% mientras que, entre 2002 y 2007, cuando la economía americana creció a un ritmo sólido tras la crisis de 2001, el ingreso del 99% sólo creció 6,3%. Por lo tanto, el 1% más rico se llevó el 66% del incremento de los ingresos entre 2002 y 2007.

“Esto quizás ayuda a entender la desconexión entre las experiencias económicas del público y la solidez macroeconómica y el crecimiento de la economía entre 2002 y 2007”, interpreta Saez. No debe extrañar, por ello, que los dos principales candidatos a la presidencia tengan entre sus objetivos fortalecer a una alicaída clase media.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario