El retorno de las ideas de la CEPAL

9 de agosto, 2011

El retorno de las ideas de la CEPAL

Según el economista José Antonio Ocampo, la política fiscal anticíclica está llamada a enfrentar los retos que implican los agudos ciclos de financiamiento externo que enfrentan los países en desarrollo y las acentuadas fluctuaciones de los precios de los productos básicos.

En una conferencia en la sede de la CEPAL de Santiago de Chile, Ocampo dijo que se trata de un instrumento fundamental, que debe ir acompañado de políticas monetarias y cambiarias igualmente anticíclicas. “A la luz de la experiencia del último decenio, esto parece posible con regímenes cambiarios intermedios (más que con aquellos basados en tipos de cambio fijos o perfectamente flexibles), que emplean el manejo activo de las reservas internacionales como mecanismo de estabilización, en conjunto con políticas macroprudenciales que incluyen regulaciones a los flujos de capital”.

Paralelamente, la estrategia de desarrollo productivo de los países debe fomentar las actividades innovadoras que generan encadenamientos en el proceso de producción. Más allá de los necesarios esfuerzos en investigación y desarrollo (I&D), la innovación debe entenderse en un sentido amplio. Ocampo dijo que su prueba decisiva es su potencial de generar capacidades tecnológicas. Además, agregó que “la reciente crisis financiera internacional ha sido una prueba de fuego para el análisis macroeconómico, como lo fue en el pasado la crisis de los años treinta del Siglo XX. Ni de la una ni de la otra salieron bien libradas las ideas económicas ortodoxas sobre autorregulación de los mercados que habían predominado en los años previos a la crisis”, señaló el economista.

Y dijo también que el comercio internacional sigue teniendo una importante incidencia en la
dinámica de la balanza de pagos de los países en desarrollo y de los latinoamericanos en particular. “Esto es especialmente evidente con respecto a los términos de intercambio en el caso de los países productores de productos básicos”.

(De la edición impresa)

Dejá un comentario