El Economista - 70 años
Versión digital

mar 25 Jun

BUE 10°C

Peronismo santafesino en alerta por transición

Perotti no oculta sus molestias con el gobernador saliente y enciende las alarmas por el estado de la provincia

19 noviembre de 2019

La transición santafesina atraviesa horas de tensión. Tras doce años de gobierno, el socialismo deberá entregar el poder al gobernador electo, el peronista, Omar Perotti, quien ya ha alertado sobre el estado de situación económica y financiera en que se encuentra la provincia.

Pero además del estado de situación en el que el todavía senador heredará su provincia, en su entorno no ocultan el fastidio por lo que consideran “los palos en la rueda” que el socialismo saliente, encabezado por Miguel Lifschitz, están poniendo en la transición.

Según la información que recopiló la mano derecha de Perotti y hombre designado para representarlo en la transición, Roberto Mirabella, hoy la provincia tiene un rojo operativo de “$20 mil millones”, lo que equivale “a dos masas salariales”, según detallaron ante El Economista.

Desde el peronismo le solicitaron a Lifschitz, que garantice el pago de salarios hasta marzo que viene.

Santa Fe tiene un rojo operativo de “$20 mil millones”, lo que equivale “a dos masas salariales”, explicaron desde el FdT.

Pero además, en el equipo del exintendente de Rafaela preocupa la deuda que la provincia mantiene con los municipios, el estado inconcluso en muchas de las obras y el traspaso a planta permanente de trabajadores.

En ese marco, entienden que la segunda mitad del mandato de Perotti, estará “fuertemente condicionada” por los vencimiento de deuda en moneda extranjera. En los próximos cuatro años, Santa Fe deberá afrontar pagos por U$S500 millones, de los cuáles, el “95% de dichos vencimientos se concentran entre el 2022 y el 2023”, explican.

Tras el triunfo del peronismo en junio, Perotti y Lifschitz mantuvieron un encuentro que no trascendió a la prensa, en la que el gobernador electo solicitó que el Presupuesto para 2020 no sea presentado por el todavía oficialismo, algo que no sucedió. Con el argumento de que la Legistura provincial le solicitó al Ejecutivo la presentación, Lifschitz envió la ley de leyes a principios de este mes, gesto que cayó mal en el gobernador electo. “No tiene palabra”, deslizaron.

Cuando faltan escasas semanas para el traspaso efectivo de mando (Perotti asumirá el próximo 11 de diciembre) las especulaciones se centran en los nombres que ocuparán el futuro Gabinete.

En el entorno del gobernador electo mantienen hermetismo, aunque reconocen que algunos nombres ya están confirmados. Los anuncios vendrán sobre finales de este mes o inicio del próximo, siempre con el objetivo de preservar el capital político del futuro Gabinete. “Estamos pensando en un Gabinete con un perfil más técnico que político”, razonaron ante este diario, buscando limitar las especulaciones en torno de los nombres.

Una de las áreas que estaría definida es la seguridad, la que es prioritaria para Perotti, y será uno de los ejes de su gestión según explican. Además del posible ministro, estarán además los equipos y programas, aunque todavía no ha habido confirmaciones.

Al mismo tiempo, no niegan la cercanía con el exgobernador Carlos Reutemann. “El peronismo acá está unido”, explican, aunque todavía no hay certezas sobre los nombres del Gabinete.

En esta nota

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés