El Economista - 70 años
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 16°C
Versión digital

jue 06 Oct

BUE 16°C

Satellogic y Microsoft se unen para democratizar el acceso a los satélites

Las empresas presentaron su alianza y explicaron cómo trabajan en conjunto para democratizar el acceso a los datos obtenidos por los nanosatélites argentinos

10-11-2017
Compartir

Por Alejandro Shaw

Microsoft y Satellogic, una de las empresas argentinas más innovadoras del mundo y señalada como un unicornio en potencia, presentaron su alianza y explicaron cómo trabajan en conjunto para democratizar el acceso a los datos obtenidos por los nanosatélites argentinos.

El anuncio fue hecho ayer en una conferencia de prensa de Emiliano Kargieman, fundador y CEO de Satellogic, y César Cernuda, presidente de Microsoft Latinoamérica. El objetivo de la alianza es recolectar información inédita de la Tierra, administrar y analizar grandes volúmenes de datos aprendiendo con inteligencia artificial para alcanzar un nivel de conocimiento del planeta sin precedentes, todo soportado por la nube de la firma fundada por Bill Gates: Azure. Los resultados contribuirán al desarrollo de diferentes actividades principalmente la agraria, de Oil & Gas, se podrá dar respuesta a desastres naturales, monitorear infraestructura crítica, entre otras.

“Nosotros mismos nos tuvimos que transformar. De ser una compañía líder en software y sistemas operativos tuvimos que reconvertirnos para meternos en la cloud”, dijo Cernuda. El directivo de Microsoft comenzó la exposición con una diapositiva que comparaba dos fotografías de la emblemática esquina del edificio Flatiron de Nueva York: una de 1905, cuando predominaban los caballos; la otra de 1925, en la el auto ya había reemplazado a la tracción a sangre. Con este ejemplo quiso demostrar que en poco tiempo la realidad cambia radicalmente.

“Vivimos en un mundo donde la movilidad es una realidad. Yo paso sólo una semana al mes en mi oficina de Fort Lauderdale (Florida, Estados Unidos). Con mi nube actualizada puedo trabajar perfectamente en cualquier lugar”, dijo Cernuda y abundó que Microsoft está desarrollando una nube inteligente para poder organizar y ordenar todas las apps que una persona usa.

El presidente de Microsoft Latinoamérica explicó que la visión inicial de la compañía para Argentina era poner una PC con Windows en cada escritorio, dándole $ 104 millones en potencialidad (u oportunidad) en 1995. Luego, en 2005, se movieron más allá del escritorio para desarrollar el centro de datos, el servidor y aumentaron su mercado total a $ 1.000 millones. En 2015 aumentaron su oportunidad total a $ 10.000 millones al expandir esta visión con sus tres ambiciones: reinventar la productividad y los procesos de negocios, crear una informática más personal y construir una nube inteligente. Según Cernuda, la empresa dueña de Windows tiene la oportunidad de ayudar a sus clientes a transformarse digitalmente y añadir otros $ 19.000 millones de oportunidad vía los COGS digitales (software especializado para hacer tareas concretas).

“La forma de interactuar con la tecnología va a cambiar y está cambiando. El input-output ya no sirve, no va más. Antes a uno le decían 'usted trabaja cuarenta horas por semana y esta es la producción que esperamos de usted'. No teníamos herramientas para trabajar en grupo y esto afectaba a la productividad. Ahora tenemos una nube inteligente que no sólo tiene datos sino que permite trabajar en línea”, sostuvo el directivo de la firma y agregó que “el banco más grande de Estados Unidos puede usar la misma tecnología que la fintech más pequeña gracias a Azure”.

Cernuda enfatizó: “No somos sólo una empresa global, somos una empresa local. Estamos orgullosos de tener veintisés años en la Argentina y trabajar con partners locales. Hay mucha juventud, el potencial es enorme. Y quienes están absorbiendo esta tecnología son los jóvenes”.

Satélites para todos

“Empezamos en 2010 en base a una frustración: ¿Cómo vamos a darle de comer y darle energía a 9.000 mil millones de personas en los próximos años?”, dijo Kargieman, quien hizo un breve racconto del corto, pero vertiginoso crecimiento de Satellogic. Hoy emplea a 100 personas, tiene seis nanosatélites en órbita y planea llegar a más de 15 en 2018, a 70 en 2019 y a 300 hacia fin de la década. Cada unidad cuesta US$ 100.000, pero bastante menos los cientos de millones de dólares que cuesta producir un satélite tradicional.

El fundador de Satellogic resalta que el problema no es la falta de recursos del planeta, sino la optimización en el uso de estos. Cuando se le instaló esta inquietud se dio cuenta que no había datos precisos. “Podíamos medir las calorías consumidas durante el deporte, pero no podíamos hacer lo mismo con los datos del planeta. Estamos muy alineados con lo que busca Microsoft”, explicó Kargieman.

“Hacer satélites baratos y chiquitos no nos motivaba por el costo, sino por el corto tiempo de desarrollo de cada generación. Cada dieciocho meses estamos lanzando una nueva generación. Estamos siguiendo la curva de la ley de Moore”, dijo el CEO de Satellogic.

Según él, es una escalabilidad totalmente distinta a la del resto de las compañías de satélites. “Los sueños de otras compañías apuntan a satélites más caros que recaban información más costosa”, dijo.

“No estamos inventando nada nuevo. Si uno quiere tomar imágenes con drones, aviones o satélites tradicionales es mucho más caro que el gasto del herbicida. “Nuestro negocio no es vender la imagen, sino los datos para mejorar procesos, como aplicar determinada cantidad de herbicidas en determinada zona del campo”, detalló Kargieman.

Según el fundador de la compañía, esta es una forma de hacer accesible una tecnología que hasta hace poco era sólo accesible para grandes compañías. “Ahora cualquier pequeño productor de café de Etiopía puede saber el grado de maduración de los granos para elegir cuando conviene cosechar”, dijo. El costo aproximado del servicio es de entre US$ 3 y 5 por hectárea por año en el agro.

“No vamos a salir a la Bolsa por el momento, pero sí necesitamos más capital para llegar a la constelación de 300 satélites. No nos desvela llegar a ser parte del club de los unicornios”, dijo Kargieman y agregó: “Hay que admirar a los unicornios argentinos”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés