El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

La actividad fabril se contrajo 7% en julio

Según un relevamiento de la UIA casi todos los sectores cayeron, salvo la industria de agroquímicos.

16-09-2016
Compartir

Desde principios de año la industria vive tiempos turbulentos, debido al impacto de la devaluación, la inflación y el incremento de tarifas que deprimieron el consumo interno en forma casi generalizada. Además, la debilidad de la economía brasileña, con su secuela de menos exportaciones argentinas a ese destino, afectó a muchos sectores, en especial al automotriz, dado que allí se dirigen tres de cada cuatro vehículos exportados por nuestro país.

El último informe de Actividad Industrial, elaborado por el Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina, consigna que en julio la actividad manufacturera registró una contracción del 7% interanual, en tanto que comparado con junio de este año la baja fue de 0,5%. En el acumulado de los primeros siete meses del año hubo una caída del 4,4% respecto de igual período del año 2015.

La caída en la actividad manufacturera se observó prácticamente en todos los rubros, tanto en julio como en el acumulado de los primeros siete meses del año. “Particularmente en julio, todos los bloques sectoriales excepto uno (sustancias y productos químicos) presentaron bajas en su producción respecto a igual mes del año pasado”, destaca el informe. Ciertamente, este dato positivo denota el buen momento que atraviesa la actividad agrícola, y por añadidura, los sectores industriales relacionados.

El rubro sustancias y productos químicos “se vio traccionado por la mayor producción de agroquímicos, que se explicó por una baja base de comparación del mismo mes de 2015, la cual estuvo afectada por los cortes en el suministro de gas (insumo básico para gran parte de esta industria)”, sostiene el relevamiento de la UIA.

En el lado opuesto, las caídas fueron encabezadas por el sector de minerales no metálicos (-22,7% interanual), en sintonía con el retroceso que se registró en la actividad de la construcción. También presentaron caídas significativas el sector automotriz (-13,3%) debido a las menores ventas a Brasil, que se lleva el 76% de las exportaciones de vehículos; metales básicos (-12% i.a.), por la contracción en la producción de acero crudo; y alimentos y bebidas (-12% i.a.), empujado por la menor molienda de soja y girasol. También hubo caídas en edición e impresión (-10,5% i.a.); papel y cartón (-7,8% i.a.); y metalmecánica (-6,4% i.a); entre otros.

“A pesar de la caída en la producción industrial de julio, se desaceleró la tasa con respecto a junio. También hay ciertos sectores industriales que comenzaron a mostrar indicios de recuperación como la industria del cemento en agosto”, explica el documento de la UIA. Por cierto, no se trata aún de un cambio de tendencia pero cada vez se oyen más voces que dicen que se habría llegado a un piso? o se estaría cerca de él? en el nivel de actividad.

El frente externo

Para muchos sectores industriales la exportación fue históricamente una forma de compensar, de algún modo, la caída de ventas en el mercado local. Sin embargo, esta vez se dio una suerte de tormenta perfecta, en la que la debilidad del consumo estuvo acompañada por menos ventas al exterior, en especial por un Brasil en problemas, que además, devaluó su moneda y recuperó competitividad por vía cambiaria. Por otra parte, muchas industrias brasileñas están generando saldos exportables que buscan ser colocados en mercados de la región.

Las exportaciones del sector industrial, sin considerar el complejo oleaginoso, totalizaron US$13.007 millones entre enero y julio, describiendo un retroceso interanual del 13,6%. En el desagregado por grandes rubros las ventas al exterior de manufacturas de origen agropecuario (MOA), sin oleaginosas, fue de US$4.162 millones, registrando una contracción del 9,7% respecto de 2015. En cuanto a las manufacturas de origen industrial (MOI) exhiben una contracción desde fines de 2013 y llegaron a los US$ 10.444 millones, con una caída de 15,3%.

“La recesión en Brasil es el principal motivo de la caída de las exportaciones MOI, (ese país) llegó a representar el 45,9% en 2014, el 39,8% en 2015 y 35,6% en el período enero ? julio de 2016, de modo tal que la menor demanda por parte de este país condiciona la capacidad de recuperación de la industria nacional”, señala el documento. Y agrega que en lo que va del año, “la industria de transformación brasileña exhibió una contracción interanual del 6,1%”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés