El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

En julio creció la exportación de aluminio

El dinamismo exportador compensó la caída de la demanda en el mercado interno. Leve repunte del precio internacional

23-08-2016
Compartir

El pasado julio trajo resultados mixtos para el sector de aluminio, ya que la fuerte caída interanual de ventas del metal en el mercado interno (-30,2%) fue compensado por el vigoroso crecimiento de las exportaciones (44% interanual).

Un informe de la consultora Tendencias Económicas señala que el mes pasado se comercializaron apenas 8.700 toneladas al mercado local, afectado por el profundo estancamiento de la demanda para la provisión de las llamadas ramas usuarias, como la industria automotriz, la construcción, y otras. Así, entre enero y julio las ventas al mercado local retrocedieron 26,5% interanual “debido, en parte, a las compras especulativas efectuadas antes de la devaluación de fines de 2015 y en parte, a la recesión por la que atraviesan las ramas consumidoras”.

Vigor externo

En este contexto, las buenas noticias para Aluar, el único productor de aluminio primario del país, viene por el frente externo, ya que las exportaciones del metal treparon en julio a 24.500 toneladas, 44,1% más que en el mismo mes del año anterior. En el acumulado de los primeros seis meses del año las exportaciones crecieron 39,3% año contra año, llegando a las 184.300 toneladas “en un escenario de recuperación apenas parcial del precio internacional del aluminio, que aún se encuentra deprimido frente a los valores de mediados de 2014”, señala el informe de Tendencias.

En este punto hay que aclarar que, si bien el precio internacional del aluminio registró un leve incremento del 2,2% anual, todavía está muy por detrás del precio que alcanzó hace dos años. “La cotización internacional del aluminio, de US$ 1.630 por tonelada, se encuentra hoy casi 20% por debajo de la alcanzada en julio de 2014, de US$ 2.006”, precisa la consultora.

Agenda

Pese a todo, los sectores siderúrgico y del aluminio enfrentan una situación compleja, por la fuerte caída de la actividad interna. Esto activó contactos entre el sector empresarial y referentes clave del gobierno, en especial del Ministerio de Producción, para encontrar caminos que permitan fortalecer la actividad.

En este sentido, la agenda productiva de estas “industrias de industrias”, tiene al tope de la lista la cuestión de la competitividad y el incremento de la producción. Pero a diferencia de lo que ocurra en la siderurgia, el aluminio puede compensar la menor demanda interna con exportaciones. Para satisfacer los pedidos externos, la planta de Aluar que la firma de capitales nacionales tiene en Puerto Madryn, operó durante el mes de julio al 93% de su capacidad instalada, reseñó Tendencia Económicas.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés