El Economista - 70 años
Versión digital

lun 24 Jun

BUE 7°C

El MotoZ se fabricará en Tierra del Fuego

21 octubre de 2016

La compañía de smartphones Motorola anunció ayer la producción en nuestro país de un nuevo equipo que permitirá a las pequeñas y medianas empresas, así como a los desarrolladores de hardware del país, sumarse al negocio de la movilidad digital. Según los analistas, el contexto que se dibuja ahora es semejante al que sobrevino en los años 90, cuando se abrió un campo para producción local de periféricos para computadoras fijas o de escritorio.

El nuevo equipo lleva el nombre de MotoZ y tiene la particularidad de posibilitar anexar al smartphone diversos tipos de hardware, a los que la compañía tecnológica denomina genéricamente Moto Mods. Estos dispositivos se adosan al equipo a través de un sistema de imanes, a modo de nueva carcaza. “Estamos seguros de que esta plataforma despertará el interés de los desarrolladores argentinos, hay tanto talento en el país que podrán sorprendernos con lo que desarrollen”, afirmó a la agencia Télam el responsable de la marca en la Argentina, Germán Greco.

La producción del MotoZ ya está realizándose en Tierra del Fuego, donde Motorola tiene la producción de todos los modelos que comercializa en nuestro país a través de los operadores, de las cadenas de venta minorista y a través de la propia tienda en línea de la marca.

Nuevo ecosistema

De acuerdo a las proyecciones de la compañía, se espera que antes de fin de año el nuevo equipo esté disponible para la venta en distintos puntos de venta en el país. También se estima que estarán comenzando los primeros desarrollos de hardware para este modelo producidos en el exterior. Algunos de ellos serían un proyector de películas, un zoom óptico de 10x, una batería extra y un parlante.

Conceptualmente, este conjunto configura un “nuevo ecosistema” industrial que “sale de la innovación a partir sólo de las aplicaciones para dar un salto hacia el hardware”, explicó Greco.

En cuanto a los consumidores, la nueva propuesta se asemeja a la computadora fija que en los ´90 se convirtió en la plataforma de trabajo a la cual se le anexaban periféricos como una cámara, una impresora o parlantes. Sin embargo, los tiempos han cambiado y ahora ese lugar lo ocupa el smartphone, en tanto que los periféricos ya no los desarrolla la misma marca sino que lo fabrican terceros.

Un punto a favor es que este ecosistema interesará más a las pymes y a los emprendedores locales, ya que la licencia de los productos modulares que surjan será para los desarrolladores y no para Motorola.

Motorola ya presentó el MotoZ al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) para la homologación de los módulos ya desarrollados y los que vendrán adaptados para este equipo. Por otra parte, también llegó a acuerdos con diferentes universidades como la UTN, el ITBA y la UBA para promover el desarrollo de nuevos módulos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés