Capacitación para el cambio tecnológico

Según una encuesta de PwC, el 74% de los trabajadores está dispuesto a aprender nuevas habilidades para adaptarse

28-08-2017
Compartir

La discusión sobre el cambio tecnológico y sus consecuencias en el mundo laboral suele rondar el círculo de estudiosos de la temática y empresarios, que propensan teorías que van desde el catastrofismo absoluto a la idea de una coexistencia amigable entre trabajo humano y robots. Pocas veces se averigua en cómo perciben los efectos de las nuevas tecnologías los propios trabajadores y qué están dispuestos a hacer para adaptarse al nuevo escenario. Según una encuesta de PwC, aunque el 73% opina que la tecnología nunca reemplazará la mente humana, el 37% piensa que está poniendo en riesgo su puesto de trabajo y el 60% prevé que serán pocas las personas que tendrán un empleo estable en el futuro. Frente a esta percepción, la capacitación cobra más relevancia que nunca: el 74% está dispuesto a aprender una nueva habilidad o capacitarse con mayor regularidad.

Los datos surgen del informe “La fuerza laboral del futuro”, que analiza la evolución del espacio de trabajo y las perspectivas de empleo hacia el año 2030. Una de las principales conclusiones del informe es la relevancia que la capacitación ha adquirido en la fuerza de trabajo. Además, el 60% de los encuestados cree que serán pocos los trabajadores que tendrán un empleo estable y duradero en el futuro. Así, las personas están cambiando la idea de una formación “para toda la vida” por una capacitación regular, no solo relacionada con las nuevas tecnologías, sino con habilidades netamente humanas, como administración de riesgos, liderazgo o inteligencia emocional.

Según María Fernanda Alvarez Apa, gerenta de consultoría de People & Change de PwC Argentina, “la automatización y la inteligencia artificial afectarán todos los niveles del negocio y su gente, modificando las búsquedas de talento y habilidades que las organizaciones necesitan”, por lo que “será necesario educarlos en la agilidad, la adaptabilidad y el reentrenamiento, sobre todo en habilidades para afrontar el cambio”.

Con respecto a la automatización específicamente, el 73% de los encuestados cree que la tecnología no va a reemplazar nunca la mente humana y, en el mismo sentido, el 86% opina que las habilidades humanas siempre serán requeridas. Además, el 65% entiende que la tecnología los ayudará a mejorar sus perspectivas de empleo, aunque la opinión difiere según las geografías: mientras que los trabajadores de la India y Estados Unidos se muestran más confiados (88% y 73%), los de Alemania y el Reino Unido demuestran mayor cautela (48% y 40%). Sin embargo, el 37% de los entrevistados en general considera que la automatización está poniendo en riesgo su puesto de trabajo ?4 puntos más que las respuestas del 2014?, y más de la mitad (56%) opina que los gobiernos deberían tomar medidas para proteger el empleo de los avances tecnológicos.

“Cada persona tiene la responsabilidad de hacerse empleable a pesar de los cambios que se generan en el contexto”, apuntó Alvarez Apa. Eso implica no sólo tener la capacidad de adaptarnos a un entorno cambiante e impredecible, sino también adquirir nuevas habilidades y experiencias en todas las etapas de nuestra vida. “En muchos casos tendremos que repensar y reinventarnos varias veces a lo largo de nuestra vida laboral, desde una perspectiva de habilidades y no de puestos de trabajo”, dijo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés