Autopartes, con las cuentas en rojo

El comercio exterior autopartista sufre más por las importaciones de China y Alemania que por la recesión en Brasil.

10-05-2016
Compartir

La industria local de autopartes continúa con balances comerciales negativos, arrojando un déficit de US$1.896 millones en el primer trimestre del año. Hay que notar, sin embargo, que se registró una reducción del 1,7% en el desbalance frente al mismo período del año anterior, cuando las cuentas externas del sector autopartista arrojaron -1.928 millones de dólares.

La novedad es que, frente a lo que podría pensarse, el comercio con Brasil no es el más deficitario en este sector. De hecho, el vecino del Mercosur representa sólo el 21,5% del total del déficit sectorial al cabo del primer trimestre del año. El resto, casi 8 de cada 10 dólares del déficit sectorial, corresponde a terceros países entre los que sobresalen China y Alemania.

Perspectivas

Estos son algunos de los principales resultados de un informe de IES Consultores sobre el mercado de componentes de la industria automotriz. “Durante el primer trimestre de 2016, las ventas en dólares del sector se ubicaron en los US$1.013 millones, 10,7% por debajo del valor de igual período de 2015”, señala el documento y aclara que se registró un fuerte retroceso interanual en las exportaciones, del orden del 24,2% entre enero y marzo de cada año, llegando en los primeros tres meses de 2016 a US$ 324,2 millones.

Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores, “las perspectivas para 2016 se mantienen en un terreno de dudas con respecto a las oportunidades que pueden generarse con un comercio exterior liberado, ya que el primer trimestre fue negativo”. Y de cara a las perspectivas futuras añadió que “hay que prestar atención al valor del tipo de cambio real que permitiría aumentar el flujo de unidades hacia el exterior y quitarle presión financiera con la reducción del costo laboral”.

Inversiones

En este contexto, y pese al escenario complejo, también hay inversiones que están madurando. Es el caso de la autopartista Aniceto Gómez SA (AG S.A.) que invirtió más de US$1.000.000 en su planta de San Martín en modernización tecnològica de sus líneas de producción. Se trata de una firma dedicada a la fabricación y comercialización de la su marca de resortes AG para arrollar en frío. Como parte de las inversiones también incorporó una lìnea de trefilado y enderezado de acero para aplicar antes de convertirlos en resortes.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés