El Economista - 73 años
Versión digital

dom 21 Jul

BUE 13°C
¿Qué está en juego?

Elecciones en EE.UU.: mucho más que unas "midterm" para Biden

El líder demócrata no solo pone en juego su mayoría en el Capitolio, sino también el futuro de su gestión durante los próximos dos años. Los republicanos ya tendrían asegurada la mayoría en la Cámara de Representantes, mientras que ambas fuerzas se disputan mano a mano el Senado.

Más de 232 millones de personas están habilitadas para votar, de las cuales 32 millones son latinos
Más de 232 millones de personas están habilitadas para votar, de las cuales 32 millones son latinos
Damián Cichero 08 noviembre de 2022

Este martes, se desarrollarán en EE.UU. unas cruciales elecciones de medio término que podrían definir el futuro de la presidencia de Joe Biden.

En total, más de 232 millones de ciudadanos (32 millones de origen latino) están habilitados para votar, aunque, teniendo en cuenta que el voto no es obligatorio, no se espera que la participación sea muy alta.  

Por ejemplo, en las presidenciales de 2020, unos 158 millones de personas sufragaron, lo que representó una participación electoral del 66%. Sin embargo, en las legislativas de 2018, esa cifra apenas superó el 47%. Un dato a tener en cuenta es que más de 42 millones de personas ya emitieron sus votos por correo.

¿Qué está en juego?

En total, se pondrán en juego los 435 escaños de la Cámara de Representantes y 35 de los 100 del Senado. Actualmente, ambas cámaras están bajo control del Partido Demócrata, aunque parece que esto podría cambiar.   

Esto se debe a que, históricamente, el presidente en ejercicio casi siempre pierde escaños en la Cámara de Representantes: desde la Según Guerra Mundial, el oficialismo ha perdido un promedio de 29 legisladores en las "midterm". 

Una de las pocas excepciones a esta regla fue la de George W. Bush quien, tras los atentados a las Torres Gemelas, en septiembre de 2001, ganó ocho escaños en 2002. 

En este sentido, Biden, que en 2020 se convirtió en el presidente más votado en la historia del país, correría la misma suerte, ya que son los republicanos quienes pican en punta para ganar.  

Tras los comicios de hace dos años, los demócratas se quedaron con una mayoría de 222 legisladores contra 213 republicanos en la Cámara de Representantes.  

Teniendo en cuenta que se necesitan 218 congresistas para obtener la mayoría, un sondeo de Five ThirtyEight proyecta que es la oposición la que tiene más del 80% de probabilidades de hacerse con el control de la Cámara. En este sentido, obtendría 229 legisladores, contra 206 del oficialismo. 

Por otra parte, en el Senado los demócratas y los republicanos tienen 50 escaños cada uno, aunque la mayoría le pertenece a los primeros gracias al voto desempate de la vicepresidenta Kamala Harris. 

Allí, el oficialismo también tiene las cosas complicadas, aunque posee muchas más chances de mantener su mayoría gracias a que solo defienden 14 escaños, contra 21 de la oposición. 

Según los sondeos, del total de asientos que defienden los demócratas, ya tendrían 11 asegurados, por lo que solo deberían obtener tres más para mantenerse al frente, mientras que los republicanos renovarían con seguridad 17 de los 21.  

Sin dudas, los demócratas ya no cuentan con el factor de la mala gestión sanitaria de Donald Trump, por lo que la clave que definirá la elección será la economía. 

Intentando aprovechar la actual polarización que se vive en el país, Biden utilizó la estrategia que implementa la mayoría de los partidos de centro e izquierda contra la derecha: "Nos enfrentamos a uno de esos puntos de inflexión, uno de esos momentos que ocurren cada tres, cuatro o cinco generaciones. Todos sabemos en nuestro interior que nuestra democracia está en peligro".

También ha tratado de ganar adeptos prometiendo que legalizará el aborto si el Capitolio se mantiene azul. Sin embargo, con una inflación de más del 8%, la más alta en cuatro décadas, parece que no lo logrará. 

Durante la jornada de hoy también se elegirán a 36 de los 50 gobernadores de todo el país. Aunque a estos comicios en particular no se les brinda la misma atención que a las legislativas, hay varios choques que ameritan ser seguidos con atención.

En entre ellos, se destaca el del estado de Florida, en donde el gobernador republicano Ron DeSantis buscará su reelección para un segundo mandato, lo que podría ser un importante empujón para lanzar una candidatura presidencial en 2024. 

Las encuestas lo muestran por delante de su oponente Charlie Crist, un exgobernador republicano que cambió de partido y fue elegido legislador como demócrata. 

Fuertes declaraciones

Como sucede en todas las elecciones del mundo, siempre existen declaraciones que dan que hablar.

Una de las más llamativas fue la del flamante propietario de Twitter, Elon Musk, quien, por primera vez, apoyó públicamente a los republicanos. 

Musk, la persona más rica del mundo, es un reconocido defensor de la libertad de expresión y, muchas veces, ha criticado la "cultura de la cancelación" que defienden las alas más progresistas del país. 

En este sentido, el magnate, quien mantiene un buen vínculo con Donald Trump, publicó en su cuenta de Twitter, en la que posee 110 millones de seguidores: "A los votantes de mentalidad independiente, el poder compartido frena los peores excesos de ambos partidos, por lo que recomiendo votar por un Congreso republicano, dado que la presidencia es demócrata".

Por otra parte, otras declaraciones polémicas llegaron desde el otro lado del océano, cuando el empresario ruso Yevgeny Prigozhin, aliado del presidente Vladimir Putin, dijo que "hemos interferido (en las elecciones de EE.UU.), estamos interfiriendo y seguiremos interfiriendo. Con cuidado, precisión, cirugía y a nuestra propia manera, como sabemos hacer".

Justamente, tras las elecciones presidenciales de 2016, la CIA y el FBI publicaron un informe en el que aseguraban que Rusia había interferido en los comicios con el objetivo de dañar la imagen de Hillary Clinton, alguien que, al igual que Biden, mantiene una postura muy crítica hacia el Kremlin. 

¿Trump 2024?

Se espera que, tras el hipotético triunfo republicano, Trump confirme su candidatura para las elecciones presidenciales de 2024.

En 2020, Trump se convirtió en el segundo candidato más votado en la historia de país, solo por detrás de Biden. Y este domingo, en un acto de campaña, siguió alimentando la expectativa en torno a una inminente declaración de su candidatura: "¿Trump 2024? Probablemente tendré que hacerlo de nuevo".

Ante esta situación, ayer las acciones de Digital World Acquisition Corp., la compañía de cheques en blanco que busca hacer pública la empresa de redes sociales de Trump, subieron más del 24%, a US$ 21,55, y se encaminaron a su mejor día en casi un año. 

En esta nota

LEÉ TAMBIÉN


Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés