El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 13°C
BID

El triple desafío de América Latina y el Caribe

Factores como la inflación, la baja del turismo y la deuda soberana actuarán como detonantes de una alta incertidumbre económica

El triple desafío de América Latina y el Caribe
21 marzo de 2023

Tras un crecimiento mejor de lo previsto del 3,9% en 2022, el nivel de actividad económica en los países de América Latina y el Caribe aumentará 1% en 2023, según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Así se desprende del informe "Preparar el terreno macroeconómico", en el cual el BID observa una alta incertidumbre para la región.

Entre los principales factores que incidirán se encuentran el desempeño que tendrá el turismo, siendo las economías más dependientes de este sector las que se vean más afectadas por las condiciones inciertas de la demanda, y el crecimiento de la economía de Estados Unidos, que tiene un impacto "importante" para América Latina.

Fuente: BID

Además, "la productividad está aumentando a paso lento, y, en consecuencia, el crecimiento económico a largo plazo, que se estima actualmente en sólo 2%, no es suficiente para alcanzar los objetivos de desarrollo de la mayoría de los países de la región", indicó el informe.

Asimismo, el BID proyecta una merma en el desempeño económico de la región producto de una demanda "deprimida" y altos costos de financiamiento, lo cual podría verse parcialmente compensado por la reapertura de China.

En tanto, la región presenta un reto fiscal. "La pandemia del Covid-19 presionóblos recursos y gastos fiscales. Como resultado, tras la crisis, la deuda soberana sobrepasó el 70% del PIB y, aunque la consolidación fiscal aún es posible, persisten muchos riesgos", señaló el informe.

Por otra parte, la entidad calificó como "prioritario" evitar más pérdidas y generar las condiciones para recuperarse y avanzar en las conquistas sociales frente al pronóstico de "desaceleración económica que la región podría vivir en 2023" y el posible deterioro de la pobreza y la desigualdad.

En este sentido, y dado que un crecimiento robusto es "poco probable" en el corto plazo, el BID sostuvo que los esfuerzos de las políticas deben centrarse en llegar a los más pobres con el fin de, como mínimo, evitar cualquier deterioro adicional.

El actual contexto macroeconómico con altos precios también resulta preocupante ya que para los próximos 12 meses la entidad prevé que la inflación de América Latina y el Caribe se sitúe por encima de su banda de meta, a excepción de Paraguay.

Al respecto, el BID afirmó: "Una inflación elevada, especialmente en los precios de los alimentos, exacerba la pobreza y amenaza la seguridad alimentaria, lo que a su vez repercute en el capital humano y en el crecimiento de la productividad a largo plazo. Simultáneamente, provoca un aumento de las tasas de interés, lo que ejerce una presión adicional sobre las cuentas fiscales".

El impacto de la inflación sobre el fisco. Fuente: BID

No obstante, la entidad estima que en 2024 la región podría retornar a las cifras promedio de crecimiento con una expansión de 1,9% del Producto Bruto Interno (PBI), según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

LOS RETOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

  1. En primer lugar, la región se enfrenta a un reto social. Con cerca del 18% de la población viviendo con menos de US$ 3,1 por día, los niveles de pobreza de la región superan los de hace una década. Aunque se ha producido cierta corrección, la pandemia aumentó la pobreza en la región y, recientemente, la guerra de Rusia en Ucrania ha dificultado aún más la recuperación de los logros perdidos. Además de la pobreza, la desigualdad está aumentando. 
  2. En segundo lugar, la región presenta un reto fiscal. La pandemia del Covid-19 presionó los recursos y gastos fiscales. Como resultado, tras la crisis, la deuda soberana sobrepasó el 70% del PIB y, aunque la consolidación fiscal aún es posible, persisten muchos riesgos. 
  3. En tercer lugar, la región se encuentra con un reto de crecimiento. La productividad está aumentando a paso lento, y, en consecuencia, el crecimiento económico a largo plazo, que se estima actualmente en sólo 2%, no es suficiente para alcanzar los objetivos de desarrollo de la mayoría de los países de la región.
  4. Además de estos retos específicos, la región también se enfrenta a los retos transversales de encarar el cambio climático, promover la diversidad, la inclusión y la equidad, y reforzar el contexto institucional y el estado de derecho para mejorar el entorno empresarial.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés