El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 27°C

Un Brexit complejo empieza a sacudir todo el tablero

Los temores a un Brexit complicado en marzo provocaron un nuevo desplome de la libra. El petróleo volvió a subir hasta casi US$ 50. En Chicago la soja cayó levemente. En el mercado local hubo empate: el dólar y las Lebac no se movieron y los bonos y las acciones apenas subieron.

05-10-2016
Compartir

por Luis Varela

Como si estuviéramos en las vísperas de movimientos muy significativos, los mercados de Argentina y el mundo vivieron ayer una rueda extremadamente volátil, con subas y bajas en cuestión de minutos, pero pocas operaciones en general, con demanda muy selectiva y, en definitiva, con pocas diferencias finales en los promedios.

Respecto de lo que ganó espacio en las últimas jornadas, lo más sobresaliente fue el reconocimiento de que la inflación no está resuelta. Quedó claro con el REM difundido ayer. El incremento no es significativo, pero el cambio de tendencia indica que el enorme movimiento de precios relativos está aún en ebullición. Y en medio de todos esos cambios el mercado le dice a la autoridad monetaria que no ve una inflación del 17% para el año que viene, como se planteó en las metas, sino en torno al 19,3% anual.

Ante semejante respuesta, el Banco Central resolvió mantener ayer, por segunda semana consecutiva, la tasa de la Lebac corta en el 26,75% anual, al tiempo que bajó apenas la tasa de la Lebac más larga, del 24,07 al 23,83%. Con el titular de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger reconociendo que “habrá que mantener elevadas las tasas para continuar con la baja de los precios”.

Frente a esa perspectiva para la colocación de pesos, los bonos y las acciones de Argentina evolucionaron con una leve suba, mientras el mundo está marchando a una zona gris en los primeros meses del año entrante. De hecho, uno de los temas que más se repitió ayer fue la resolución de un Brexit dificultoso, en marzo próximo, con el FMI pronosticando un menor crecimiento global, sobre todo con achique en EE.UU., lo cual terminó alterando los mercados cambiarios y, sorpresivamente, los metales preciosos.

De hecho ayer, en línea con lo que había pasado el lunes, el dólar volvió a fortalecerse afuera contra casi todas las monedas (libra, franco suizo, yen, yuan, euro y real), con un particular hundimiento de la libra esterlina, que volvió a derrapar fuerte ayer, superando en lo que va del año incluso la devaluación del peso argentino.

En Buenos Aires, el dólar oficial subió un centavo, hasta $ 15,46, pero el blue bajó 9 centavos, hasta $ 15,57. Empresarios como Cristiano Rattazzi, volvieron a reclamar un dólar a $ 16 “sería mejor” para algunos sectores. Pero el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) los operadores siguen viendo un tipo de cambio para fin de año no mayor a $ 16 pesos. Ayer, en el balance de compras y ventas de divisas, las reservas del BCRA volvieron a subir: crecieron en otros US$ 160 millones y con esto 2016 ya es el mejor año desde 2007.

Entre las cotizaciones internacionales lo más sobresaliente fue la suba del petróleo: el barril se acercó a los US$ 50 por un inesperado descenso en los inventarios de EE.UU. Y, por un Brexit que se parecerá a un doloroso parto, las cotizaciones del oro y la plata derraparon 3%, devolviendo a ambos metales a su peor precio de los últimos cuatro meses. Los metales básicos terminaron mixtos. Y la soja perdió 1% en el sube y baja que viene observando en Chicago.

El sube y baja de los precios empieza a afectar la cotización de algunos títulos que últimamente fueron puestos en tela de juicio. Ayer, por ejemplo, bajaron fuerte los bonos australianos, y su tasa larga se colocó arriba del 2% anual, abandonando el club de países privilegiados, con financiamiento muy cercano a cero. Este tipo de movimientos hizo que un experto en bonos como Bill Gross saliera a decir que “los mercados se han convertido en un casino” por culpa del manejo irregular que están haciendo los bancos centrales con emisión sin límite de dinero.

A nivel local sigue la preocupación por la ausencia de tenedores de fondos en el blanqueo. Mientras la recaudación impositiva crece por debajo de la inflación, con las ventas minoristas volviendo a bajar, acumulando nueve meses consecutivos en descenso, los bonos argentinos lograron avanzar otro 0,2%, pero con bajo volumen de operaciones.

En general evolucionaron mucho mejor los bonos en pesos, con el 70% de lo operado en bonos transado en 7 títulos: AA17 30%, AY24 19%, AS17 5%, DICP 5%, AA26 4%, AM20 4% y AJ17 4%. Con ese escenario, hubo una suba del 1 al 3,4% para los bonos PAP0, PARP, TVPP, BP28, PAA0, NDG21, DIP0 y PR13. Y una baja del 0,5 al 1,7% para los bonos BP21, TVPE, AA46, DIA0, DICYD y BDC20.

En las Bolsas externas Wall Street perdió entre 0,1 y 0,5%, con baja del 0,2% en la Bolsa de San Pablo y suba del 0,6% en la Bolsa de México. Buenos Aires, muy volátil, terminó con una suba de apenas 0,15%. Con ese escenario, hubo un salto del 2 al 10% para Quickfood, Longvie, MOrixe, Galicia, Juramento, Patagonia y Grupo Oeste. Y bajas del 2 al 3,2% para Semino, Carboclor, Minetti, Telefónica, Pampa energía, Caputo y Transener, muchas de las debutantes en el Merval. En Nueva York, mientras tanto hubo una suba del 1% al 2,8% para los ADR de Galicia, Frances, YPF, TGN Y Globant, Y una baja del 1% al 4,3% para Ternium, Pampa y Edenor.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés