El Economista - 70 años
Versión digital

sab 15 Jun

BUE 19°C

¿Qué pasará tras la suba?

Una suba en la tasa de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos (una posibilidad muy probable en diciembre próximo) está comenzando a impactar en algunos activos locales. ¿Cómo sugieren posicionarse los expertos ante la inminencia de ese escenario?

11 octubre de 2016

por Dolores Ugarte 

A medida que se acercan las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el mercado parece tomar consciencia sobre las altas probabilidades de que la Reserva Federal implemente una suba en las tasas de interés en su próximo encuentro durante el mes de diciembre.

Este acontecimiento es de mucha relevancia para los inversores locales ya que algunos activos argentinos están comenzando a sentir el efecto de este probable suceso. ¿De qué papeles se trata y cómo es posible cubrirse?

Ojo con la parte larga

En principio, es importante dejar claro que, tal como explicó Santiago Llull, vicepresidente de la firma Futuro Bursátil, “un alza de las tasas de interés en Estados Unidos podría provocar que algunos países de la región suban las suyas, lo que a su vez, significaría una mayor presión sobre el resto de las naciones del área para que aumenten sus tasas de interés y, en consecuencia, bajan los precios de los bonos”.

De esa manera, y en el marco de la anticipación que se está apoderando de la plaza financiera en función de la cercanía de ese incremento, Germán Fermo, director de Macro- Finance y director de la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), considera que es importante analizar el ciclo que registró la tasa del bono del Tesoro estadounidense a diez años (10yr) desde septiembre hasta la fecha.

En esa línea, explicó que antes del último encuentro de la Fed, la 10yr llegó a 1,72% y eso llevó al Bonar 2046 (AA46) a presentar un retorno negativo de 4,80%. “Ahora que las preocupaciones sobre una suba de tasas en diciembre han aumentado, la 10yr del Tesoro se ubica alrededor de 1,74% y nuevamente la parte larga de la curva argentina está operando al doble de velocidad en 6,84% de yield, costándole a los bonos un renovado -4%”, añade.

Las opciones

Debe mencionarse que la renta variable en Wall Street, principalmente en el conocido índice S&P, viene experimentando desde que comenzó el año un impresionante rally que cada vez gana más fuerza. De corregirse esta tendencia en la renta variable, producto de la suba de tasas, debe concebirse el escenario como una oportunidad más que una tragedia, ya que permitiría rearmar posiciones en el segmento de bonos, a partir de aquellos títulos con rendimientos superiores al 7,25%.

De acuerdo con Fermo, “dado el comportamiento que se observa en la tasa a 10 años, en especial después de los datos de empleo que se publicaron recientemente en Estados Unidos, gana relevancia la recomendación de ajustar la cartera saliendo de la parte larga de la curva argentina (duration de doce años) y pasar a reposicionarse hacia la parte media con opciones como el AY24, provincia de Buenos Aires 24 o Salta 24 (todos con duration cercana a 5)”.

En ese sentido, el especialista manifestó que “no preocupa la suba de la 10yr per se, pero sí una potencial ola de aversión al riesgo motivada por un mercado que anda con ganas de tomar ganancias y está en máximos”.

Es fundamental prestar atención al impacto que pueden tener los acontecimientos en torno a una suba de tasas y a los índices bursátiles de New York sobre otros activos locales que no se encuentran en la parte larga de la curva argentina en dólares. Fermo explicó que “un S&P en máximos y un índice VIX muy cerca de mínimos dan la sensación de un mercado global claramente sobrevaluado y, por lo tanto, muy susceptible a cualquier resbalón de mercado”.

“Si este mercado estornuda, se viene un fuerte cierre de carry-trades, lo que no sólo pondría a la parte larga de la curva argentina hard-dólar en la mira sino también los bonos en pesos que se han ido emitiendo en estas últimas semanas: si esto se diese, la curva de pesos a tasa fija emitida por Hacienda podría tornarse muy atractiva”, advirtió el analista.

Para Llull, existen otras alternativas que permiten cubrirse ante los efectos de las decisiones de la Fed en el futuro cercano. Según el especialista se puede evaluar la posibilidad de “comprar un put u opción de venta de Treasuries americanos”.

Llull hizo énfasis en que en un contexto de subas, no sólo los bonos argentinos sufrirían algún tipo de impacto, sino que todos los activos de América Latina se verían afectados, pero el efecto sólo sería significativo si se percibe que el aumento es sólo el primero de una serie, y no hay motivos para alarmarse demás. “Chile y Brasil serían los países menos afectados por un alza de la Fed mientras que Argentina y México serían los más afectados.

Chile tiene una alta tasa de ahorro interno y depende menos de las entradas de capital. Brasil también cuenta con una gran cantidad de capital interno y debido a su tamaño tiende a seguir su propio curso” aseguró el experto.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés