El Economista - 70 años
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C
Versión digital

dom 04 Dic

BUE 25°C

Pese a estar en la “C”, acciones ganaron hasta 240% en el 1º semestre

Si se compró a inicios de año un índice que replique el Merval, el más tradicional de la plaza nacional, se ganó 29,5%

03-07-2017
Compartir

El cierre de los primeros seis meses del año dejó claramente un grupo de activos ganadores. Para el ahorrista local, las acciones depararon -por lejos- las mayores alegrías. Si se compró a inicios de año un índice que replique al Merval, el más tradicional de la plaza local, se ganó 29,5%. Pero si el ahorrista se jugó por los papeles netamente locales, o sea invirtió en el Merval Argentina (que excluye a papeles extranjeros) la utilidad fue mayor: 38,7%. Esto tiene que ver con la expectativa, luego pinchada, de que el país saliera del poco envidiable estatus de mercado de frontera, y volviera al club de emergentes (algo que no sucedió). En el mismo período, por caso, el Standard and Poor's 500 de EE.UU. ganó sólo 8,2%.

Entonces, yendo directamente al ranking de los que más ganaron en la plaza local se encuentran papeles quizás no muy conocidos que dejaron rentabilidades asombrosas. Según los cálculos de Tavelli & Cía., Boldt fue la que más ganó (243,7%). Le sigue Andes Energía con un alza del 239,3%, TGN con una apreciación del 192,7%, Camuzzi Gas Pampeana con un aumento de 177% mientras que Capex trepó 171,7%, en el top-5 de las acciones que más beneficios dejaron al inversor.

Las que más sufrieron, también tomando un ranking de cinco puestos, fueron Celulosa (-36%), Polledo (-22,4%), Molinos (-20,7%), Grimoldi (-18,5%) y Petrobras (-18,2%). Entre los activos más tradicionales en el semestre, se vio que el euro subió 12,8%, la Badlar 12%, el oro (onza troy) 7,8%. En el mercado del dólar, el tipo de cambio mayorista subió 4,7% acumulado en los primeros seis meses del año y como se dijo, perdió en su lucha contra la bicicleta financiera vía Lebac. Promediando ambas subas, el billete trepó poco más de 3% en lo que va del año mientras que el retorno vía Lebac se situó en 12,5% en pesos (y casi 9% en dólares). En el mercado de bonos públicos, si bien tuvieron una performance positiva, no pudieron competir contra las acciones. Medido por el EMBI del JPMorgan, o sea el riesgo país, se ve que ese indicador cayó 5,50% en lo que va del año (con una fuerte suba en junio por el riesgo electoral) muy poco en comparación a la compresión de spreads que se vieron en otros mercados (como Brasil, Colombia, Filipinas, México, por caso).

Pero claro, esto se sabe con el diario del lunes. Qué pasará de ahora en adelante con la burbuja del ascenso a emergentes oficialmente pinchada y el proceso electoral que promete impregnar de volatilidad a los mercados. Para Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, “lo político necesariamente va a ocupar lugar en los análisis del mercado. De hecho las primeras encuestas podrán presionar sobre la volatilidad y probablemente meter ruido en las cotizaciones, incluso con los meses quizás en el tipo de cambio. La decisión del MSCI de postergar la reclasificación argentina a Emergentes no debe analizarse lejos de lo político; lo expresó literalmente el comunicado, al sostener que buscará ver la irreversibilidad de las reformas económicas y financieras realizadas. Las elecciones de octubre, lógicamente, serán claves en este punto.”

Qué pasará con el dólar en la Argentina también es clave para los inversores. Deciden sus movimientos si el tipo de cambio está planchado. Distinto análisis surge si el billete se mueve. Para el economista Federico Muñoz, varios factores se conjugaron para impulsar la demanda local de divisas en las últimas semanas. “A mediados de mayo se había dado el primer salto tras las turbulencias financieras en Brasil por las denuncias contra Temer. Ya en junio, se sumaron la negativa de MSCI a considerar a Argentina como mercado emergente, más cierto enrarecimiento del clima financiero externo. De todos modos, el principal motivo que empuja la incipiente redolarización de carteras es el inicio de la fase preelectoral. En particular, tras la confirmación de la participación de Cristina y de la certeza de que será una candidata competitiva”, explica el especialista.

Teniendo en cuenta que el dólar minorista cerró la semana pasada en $16,88, 7,2% por encima de su nivel de fin de abril, el clima político y los vaivenes de las encuestas serán en los próximos meses factores de mucho peso en la evolución del tipo de cambio. Y desde ya, el resultado de las elecciones definirá escenarios binarios en este frente. De hecho, Muñoz proyecta para fin de año un tipo de cambio de $17,80 si Cambiemos gana la elección bonaerense y de $19,50 si es Cristina quien resulta victoriosa. A ponerse el cinturón.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés