La carrera de las tasas

Claramente, los bonos en pesos argentinos no se caracterizan por su simpleza en las condiciones de emisión y aquellos inversores que hagan los cálculos podrán obtener un retorno adicional en este escenario de reducción de tasas de interés que comenzamos.

05-05-2016
Compartir

Por Matías Daghero (*)

Finalmente, con los resultados de la licitación de Lebac del martes pasado, comenzó la tan anunciada baja de tasas del BCRA. Sin embargo, Federico Sturzenegger parece haber aprendido la lección de lo sucedido en diciembre y la reducción simbólica en el tramo corto fue de apenas 50 puntos básicos (un movimiento mucho más parecido a los que efectúa la Reserva Federal que a los que estamos acostumbrados a que se den por estos lados). El spread de tasas entre el tramo más corto (35 días) y el más largo (252 días) es ahora de 625 puntos básicos y comienza a notarse un mayor interés por el tramo largo de la curva.

Por el lado del dólar, la leve variación de las tasas no tuvo un gran impacto y el mismo operó casi plano. Las tres variables a mirar en el mercado local para armar un portafolio de inversión continúan siendo la tasa de interés, el dólar y la inflación. Esta última saldría con uno de los números más altos de los últimos tiempos para el mes de abril, pero comienzan a mostrarse señales de desaceleración de la inflación núcleo y, por lo tanto, en el segundo semestre podría verse la mejora (frase que suele repetirse mucho por estos días y ya comienza a dudarse si hay fundamentos para que todo mejore en el segundo semestre o es más una expresión de deseos).

Con los cambios experimentados en las tasas de Lebac comenzó a notarse (ya en la licitación anterior y más aún en la de esta semana) un creciente interés de los inversores por el estiramiento de plazos. Es que, frente a la desaceleración de la inflación, las tasas de plazo largo podrían resultar en tasas de interés reales positivas por un período más prolongado (otorgando un mejor resultado que invirtiendo a 35 días). La comparación comienza a efectuarse con distintos bonos que ajustan por la tasa de Lebac (Bonacs) y los que ajustan por tasa Badlar más spread (algunos de los Bonar). La duda respecto de si las Lebacs estarían alcanzadas por Bienes Personales y Ganancias (que quedó terminada en el día de ayer cuando la AFIP confirmó que las personas físicas no abonarán por ellos al considerarse títulos públicos) hizo que algunos inversores comenzaran a pasarse a estos instrumentos.

En sintonía con esta situación, en el día de hoy el Ministerio de Hacienda y Finanzas estará colocando una nueva serie de Bonac 2017 con vencimiento a un año y ajuste por la tasa de Lebac a 90 días.

Actualmente, el rendimiento que están teniendo los bonos a tasa en pesos (tanto Badlar como Lebac) oscilan entre el 37% y 40% anual. Más allá de que todos ajustan por tasa de interés, vale la pena para el inversor tomarse el tiempo de analizar los prospectos que establecen las condiciones de emisión y las distintas variables.

Si ajustan por tasa Badlar + spread o por Lebac

En caso de ser tasa Lebac, ¿utiliza la de 90 días o la de 252 días? (La de 90 días es mayor por lo que el impacto es distinto cuando se dé la reducción).

¿Cómo calcula la tasa? En algunos casos toma el promedio simple de 10 días antes o tenemos casos como el PR15 que usa tasas más antiguas (promedio de 20 días hábiles inmediatamente anteriores a los 5 días hábiles previos al inicio de cada período de interés), caso en el que también irá recibiendo con un delay mayor la caída en el rendimiento.

Claramente, los bonos en pesos argentinos no se caracterizan por su simpleza en las condiciones de emisión y aquellos inversores que hagan los cálculos podrán obtener un retorno adicional en este escenario de reducción de tasas de interés que comenzamos.

(*) Asesor financiero

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés