El Economista - 70 años
Versión digital

lun 17 Jun

BUE 15°C

La Bolsa con otro récord y los bonos largos retroceden

La abundancia de dólares financieros y la escasez de dólares reales empiezan a partir la decisión de los inversores. Ayer se notó un nuevo descenso de los bonos largos pero la Bolsa porteña subió otra vez impulsada por otro aumento del precio del petróleo en el mundo.

07 octubre de 2016

por Luis Varela

La inundación de dólares financieros y la total escasez de dólares de la economía real empiezan a marcar diferencias importantes en el escenario de las inversiones argentinas.

Ayer volvieron a verse subas de precios para los papeles vinculados a préstamos de corto plazo o a subas de commodities.

Al tiempo que se registraron nuevas bajas en los valores atados a los números de mediano y largo plazos, con los analistas moviendo el ábaco para ver qué dirección toma el nivel de gasto público argentino y un déficit fiscal que preocupa. En ese sentido, el dato más destacado de ayer fue un nuevo descenso de los títulos públicos argentinos, que en promedio perdieron 0,3%, pero con una gran dispersión de precios, ya que los títulos cortos se sostienen, pero los bonos de largo plazo están sufriendo bajas importantes.

De hecho, en apenas cuatro ruedas transcurridas de octubre se registran bajas del 2 al 10% en los precios contado de los bonos CO17, AO17, AO20, PARY, PARA, AA46, BDED, DICA y DICY.

Esta diferencia en los títulos públicos está haciendo girar otra rueda desatendida últimamente: el riesgo país de Argentina, que entre agosto y septiembre había bajado de 530 a 425 puntos básicos, terminó ayer en la zona de los 450 puntos, con el primer rebote importante desde que Macri está en el Gobierno.

Mientras esta zona de duda llega a los bonos, las acciones siguen viviendo la fiesta inolvidable. El impulso bursátil argentinos está basado esencialmente en la fortaleza del precio del petróleo, ya que buena parte de las empresas que cotizan en el índice Merval están vinculadas con el negocio del crudo.

Ayer, con nuevos datos de escasez de reservas en distintos mercados y la posibilidad de que Rusia impulse un poco más el recorte de grifos que está por realizar la OPEP, tras el acuerdo de Argelia, el barril de crudo subió hasta US$ 50,50 dólares, su mayor precio en 16 meses.

En este contexto debe recordarse que el petróleo cotizó a US$ 27 dólares en febrero de este año, y que se mantiene en franco ascenso desde ese momento porque hubo un gran número de empresas vinculadas a la explotación tipo fracking que quebraron en el primer semestre por cotizaciones insuficientes.

Desde ahora en adelante habrá que ver qué sucede con ese tipo de explotación, pare entender si el crudo seguirá subiendo con dirección a los US$ 60 dólares por barril. La cuestión es que con el petróleo más caliente, la Bolsa porteña logró atraer a los inversores y reunió un alto volumen de negocios por $ 440 millones en acciones, por lo que el índice Merval consiguió subir otro 0,42%, alcanzando un récord, tanto en pesos como en dólares.

Mientras la Bolsa de Nueva York terminó con una baja mínima (Twitter se cayó 20% porque no apareció ningún interesado en comprarla), con suba del 0,6% en San Pablo y baja del 0,4% en México, buena parte del volumen operado en Buenos Aires se relacionó con papeles de empresas petroleras.

De hecho, el 70% de lo operado en acciones se transó en 9 papeles: Petrobras Brasil tuvo el 31% de los negocios, YPF el 10%, Siderar 5%, Banco Macro 4%, Edenor 4%, Pampa Energía 4%, Minetti 4%, Telecom 4% y Galicia 3%.

Con ese esquema, hubo un salto del 2 al 7,3% para Fiplasto, Carlos Casado, Edenor, Petrobras Brasil, Boldt, Transener, Petrolera Pampa, TGLT, Rigolleau y Gas Cuyana. Al tiempo que hubo una baja del 1,5 al 4,8% para Minetti, Agrometal, Petrolera del Conosur, Central Costanera, Morixe, Garovaglio, Galicia, Rosenbusch, Mirgor, Aluar, Semino y Gas Natural.

Mientras tanto, los ADR argentinos que cotizan en Nueva York mostraron un panorama mixto, con suba del 1 al 3,2% para Edenor, IRSA Inv. y Bunge y una baja del 1 al 2,5% para Galicia y Globant.

Este panorama positivo de las acciones contrastó con la baja de los bonos. El 70% de lo operado en títulos públicos se transó en 6 papeles: AA17 20%, DICP 13%, AY24 11%, AA26 10%, AO16 8% y AA46 6%. Con un alto volumen operado, hubo una suba del 0,5 al 1,7% para los bonos PUO19,BDC19, BDC20, AM20, AD16D, PARP, TVPY y TVPA. Y una baja del 1 al 2,4% para los bonos BDEDD, PARAD, PARA, PARY, AA26, DICAC, AA46, DICAD, PAA0, DICA, DICY, DICYD y BPLDD.

A nivel internacional se están registrando tensiones por el freno económico de China y por las dudas de EE.UU. a pocas semanas de la elección presidencial, con el tema Deustche Bank conmoviendo toda la estructura bancaria europea.

Esa situación llevó a los inversores a tomar posiciones en dólares y abandonar casi todas las monedas. Por eso, el billete verde subió firme en el exterior, sobre todo contra la libra esterlina y el yen, pero también lo hizo de manera importante contra el euro, el franco suizo y el peso chileno.

En Argentina, en línea con lo que está pasando en Brasil, el dólar estuvo tranquilo: el tipo de cambio oficial subió dos centavos, hasta $ 15,48 pesos y el blue bajó a $ 15,57, al tiempo que las cotizaciones oficiales en pesos del euro y la libra anotaron bajas, con una leve suba en el valor del real.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés