El Economista - 70 años
Versión digital

dom 19 May

BUE 13°C

Inversores muy atentos porque todo puede cambiar

14 diciembre de 2016

por Luis Varela

Como si se tratara de los gallos que están montados en las veletas, los mercados del mundo evolucionaron ayer en una dirección muy clara, pero con los inversores muy listos para desenfundar, porque pueden aparecer vientos inminentes que cambien la tendencia que gobierna a los precios.

El “viento” más importante, por su dimensión mundial, se origina en Washington, donde la Reserva Federal de EE.UU. comenzó ayer su última reunión del año. El encuentro finaliza hoy y, si no hay sorpresas Janet Yellen y su equipo de doce gobernadores terminarán autorizando la segunda suba de tasas en 10 años, a pasar el crédito por un día (overnight) de 0,5 a 0,75% anual.

Esta suba está completamente descontada por los mercados y si el incremento se realiza en esa dimensión no habrá prácticamente ninguna ola. Ayer, sin embargo, había analistas que tenían dudas: se conoció que los precios de las importaciones de EE.UU. anotaron en noviembre la mayor caída en nueve meses, lo cual podría frenar la decisión de la FED, veremos. Frente a eso, la inflación británica alcanzó el mes pasado su valor máximo en dos años.

El otro gallo que puede girar es la veleta argentina. Ayer se registró una nueva rueda con clara tendencia negativa para los títulos públicos. A contramano de suba de bonos en todas partes (salvo los títulos de Hong Kong, que bajaron por las declaraciones de Donald Trump y la dura respuesta que dio China), los títulos públicos argentinos volvieron a ceder 0,25%, con gran desconcierto entre los inversores por un rojo fiscal que no se aplaca y una presión inflacionaria que sigue intacta.

Ayer mismo se conoció que los precios subieron 2% en noviembre en la ciudad de Buenos Aires y, con eso, con altísimo volumen negociado los bonos volvieron a ceder. El 70% de lo operado en bonos se transó en cuatro títulos: AA17 30%, DICA 25%, AY24 10% y DICP 6% y, con esa estructura hubo subas del 1% al 2,4% para los bonos AA21 y BDED, un derrumbe del 14% para el PARYC y bajas del 1% al 3,2% para los bonos DIA0, PAA0, DIP0, TVPA, PBM24, PUM21, BPMD Y PAY0.

Sin embargo, después del cierre se supo que el Senado suspendió la discusión en Comisión del proyecto de Ganancias. Se pide una reunión multilateral con Macri y el tema pasaría a la semana próxima con posibilidades de aplacamiento en el proyecto opositor. Si esto se confirma, la última ola bajista de los bonos puede frenarse y es probable que algunos inversores se animen a hacer compras debido a la alta tasa a vencimiento que tienen ahora los papeles argentinos.

Con las bajas de los últimos días, la tasa a diez años de Argentina subió de 6,2% a 7,1% anual (casi como la tasa mexicana) y algunos papeles muy largos han caído tanto que su tasa a vencimiento está por encima del 8,3% anual, una fortuna si es que llega a ser pagada.

Estas idas y venidas con la tasa de la Fed y con el proyecto de ganancias entregó una rueda sin tendencia clara para las monedas. El dólar estuvo firme afuera contra el yen, el peso mexicano y el peso chileno (Fitch le bajó la calificación crediticia a Chile por sus malos datos económicos). En Argentina el dólar oficial cedió cuatro centavos y el blue subió dos (cotizaron a $ 16,24 y $ 16,36 respectivamente).

El mercado local igual operó con mucho nerviosismo. Sucede que para hoy y mañana se esperan paros promovidos por la Bancaria. Esa alternativa complicó los pases de fondos, tanto que el call money subió hasta el 26% anual, en un día en el que el BCRA mantuvo sin cambios la tasa de las Lebac: pagó 24,75% anual la letra corta y 22,88% la letra larga.

Las commodities estuvieron mixtas. El petróleo se mantuvo firme y cada vez más cerca de los US$ 53. Las onzas de oro y plata cedieron. El cobre y el aluminio repitieron precios pero hubo subas de hasta el 3% para el plomo, el estaño, el cinc y el níquel. Y Chicago también estuvo mixto, con suba para el maíz y bajas para el trigo y la soja. En las Bolsas hubo un día sin dirección y enorme volatilidad. Con la tensión entre EE.UU. y China, la Bolsa de Nueva York logró otro récord con subas del 0,5 al 1,3% en los índices de Wall Street.

Las Bolsas latinoamericanas estuvieron mixtas y Buenos Aires, con leve suba de volumen ($ 318 millones), logró mejorar apenas 0,23%.

Pero atención: la selectividad es extrema. Ayer hubo subas de hasta el 5% para Autopista del Sol, TGN, Caputo, Ledesma y Cresud; y bajas de hasta el 5% para TGLT, Gas Natural, Petrolera del Conosur, Colorín, Grimoldi y Metrogas.

Entre los ADR argentinos que cotizan en Nueva York se vieron subas del 1% al 5% para Cresud, Irsa Inversiones, Galicia y Globant, bajas del 1% al 7,3% para IRSA Propiedades, Ternium, Nortel y Bunge.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés