El tipo de cambio se atrasa y sube la inflación en dólares

Hubo muy pocos negocios por el feriado en Nueva York y Londres. Las acciones y los bonos registraron subas. Hay preocupación por la tendencia al atraso cambiario que afectará a las exportaciones. En el exterior, tanto el yuan como el oro bajaron contra la moneda estadounidense.

31-05-2016
Compartir

por Luis Varela

En un día completamente para el olvido, el mercado argentino operó ayer, tanto en acciones como en bonos, con la mitad de negocios respecto de un día normal de operaciones. El bajo volumen obedeció a la celebración del Memorial Day, con feriado en las plazas de Nueva York y Londres.

La escasa actividad que se registró en los recintos de negocios encontró un clima con precios en general sostenidos, con subas leves, del orden del 0,2 a 0,4% tanto en títulos públicos como en papeles privados.

A pesar de ser un día teórico, la concentración de negocios continúa. El 70% de lo operado en bonos se transó en apenas cinco papeles: AY24 21%, AA17 20%, DICA 15%, AS17 7% y PARY 7%. Y el 72% de lo operado en acciones se transó en siete papeles: Cresud 20%, Petrobras Brasil 13%, Mirgor 12%, Galicia 11%, Pampa Energía 7%, YPF 5% y Siderar 4%.

La única novedad que hizo girar un poco la cabeza de los operadores fue una divergencia en el mercado cambiario. El precio del dólar volvió a estar para abajo en los precios minoristas (oficial a $ 14,27 pesos y blue a 14,64, manteniendo una brecha del 3%). Pero el dólar mayorista volvió a estar arriba de 14 y el contado con liquidación repitió los $14,05 del viernes.

La evolución del peso

A contramano de la debilidad del dólar, la paridad del peso contra casi todas las monedas importantes registró aumentos, con el precio del euro subiendo a $ 15,57, el real en alza hasta 3,91 y la libra también para arriba en 20,50.

La bipolaridad de las monedas siguió a un mercado mundial partido en dos. Sin negocios en Nueva York ni en Londres, el precio del dólar estuvo para arriba en Japón y China, donde el yuan cayó a su nivel más bajo frente al dólar desde febrero de 2011. Mientras que el billete verde se mantuvo débil en Europa y retrocedió en Brasil, al declinar de 3,61 a 3,57 reales.

Con alta inflación interna y con el Indec a pocos días de iniciar la publicación normal de sus estadísticas, la gran discusión en los directorios de las empresas tiene que ver con el importante atraso que viene mostrando el tipo de cambio: en lo que va de este año hay una inflación acumulada de casi 25%, mientras que le precio del dólar oficial subió apenas 6,5%.

En casi todos los sectores hay fuertes aumentos de costos medidos en pesos, especialmente por los tarifazos aplicados por el Gobierno, y como el dólar está en baja en términos reales, el país está sufriendo un fuerte aumento de la inflación medida en dólares.

Ayer mismo se difundieron dos informes muy preocupantes. El Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción (IERIC) informó que “en marzo cayó 10% el empleo” en ese sector. Mientras que la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) divulgó que “la producción de las pymes industriales cayó 4,7% en abril”, puntualizando que “si la situación no mejora en el segundo semestre, algunas pymes pueden quedar en el camino”.

Ayer se conoció también que debido a la suba de costos en pesos, los autos 0km llegaron con aumentos a los concesionarios, acumulando una suba de 25% medido en dólares. “Si antes no vendíamos -dijo un vendedor de ACARA- con estos nuevos precios no le vamos a exportar a Brasil ni un auto”.

Esta situación, por supuesto, complica a todos los sectores exportadores, fundamentalmente porque dos de los países más compradores de productos argentinos -Brasil y China- están en proceso de ajuste, y la venta de bienes al exterior, con ingreso de dólares genuinos, será una clara complicación en el segundo semestre, generando más suspensiones y posibles despidos de personal en las compañías que viven de ventas en el exterior.

El marco externo

Además de esto, en los mercados externos hay gran preocupación porque los últimos datos de EE.UU. muestran una creación de empleo nuevamente vigorosa y una inflación que mordió los bolsillos en abril, con un incremento de precios del 0,7%, una diferencia enorme para los números habituales de EE.UU.

Frente a esto, la posibilidad de que la Reserva Federal suba sus tasas en junio es creciente. El único factor que está poniendo en duda este proceso es el referéndum que se realizará el próximo 23 de junio en Gran Bretaña, donde los ingleses deberán resolver si abandonan o si se quedan dentro de la Unión Europea.

La posibilidad de suba de tasas se puso en evidencia ayer en la cotización de los metales preciosos. El oro y sobre todo la onza de plata estuvieron para abajo: si el premio por estar invertido en tasa mejora, también se incrementa el costo de oportunidad de estar anclado a un metal que no paga ninguna renta.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés