El Economista - 70 años
Versión digital

lun 27 May

BUE 10°C

El dólar vuelve a subir afuera pero en Argentina se atrasa

Miembros de la Reserva Federal dijeron que es probable que la tasa suba dentro de tres semanas. Esa alternativa impulsó al dólar contra casi todas las monedas. En Argentina, en cambio, el dólar sigue bajando. Los bonos locales siguen firmes y el riesgo país continúa bajando.

19 mayo de 2016

por Luis Varela

Siguieron apareciendo ayer indicadores de todas partes mostrando que la economía mundial está saliendo lentamente de la evolución abúlica de los últimos meses (hasta Japón dio a conocer que su economía volvió al crecimiento) y, detrás de ese repunte, empiezan a tomarse medidas para que el planeta no pase de precios en baja a un clima inflacionario.

El valor testigo que mejor muestra este proceso puede ser el petróleo: con una demanda reactivada (y una oferta con las riendas contenidas) que llevaron al precio del barril de crudo de US$ 26 a US$ 48 en apenas noventa días. Y esa commodity, obviamente, actúa como locomotora, ya que termina siendo insumo de casi todas las actividades.

Frente a este nuevo pulso de la economía mundial, la mayoría de los miembros de la Reserva Federal salió a decir que junio, dentro de tres semanas, es una fecha probable para la próxima suba de tasas de interés en EE.UU. si la economía continúa su repunte, después del aumento de tipos registrado en diciembre pasado.

Este anuncio cambió el tablero de los negocios, sobre todo en el mercado cambiario mundial. El dólar volvió a subir ayer contra la mayoría de las monedas. Después de haberse negociado a US$ 1,15 hace dos semanas, el euro operaba ayer a 1,12. En Japón el yen pasó de US$ 106 a US$ 110 dólares. Y una tendencia similar ocurre con el franco suizo, el yuan y otras divisas, no tanto con la libra.

Mientras el ?billete verde? vuelve por sus fueros en el exterior, en Argentina ocurre todo lo contrario. El fuerte ingreso de divisas (por cobro de cosecha y capitales golondrina) hizo que ayer (con monto muy alto operado en bonos, el mecanismo para ingresar dólares) el contado con liquidación bajara hasta $14,03, al tiempo que el dólar oficial se mantuvo en $14,41 y el blue subió a $14,71, gracias a nuevas compras de dólares de parte de los bancos oficiales (ayer adquirieron US$ 270 millones de dólares).

Frente a esto, después de que el Banco Central sorprendiera al mercado local bajando la tasa de las Lebac de manera más rápida que lo esperado, hubo un gran movimiento en el mercado de futuros con el dólar, algunos economistas estiman para fin de año un tipo de cambio de 16,23 pesos.

Buena parte de las decisiones que se están tomando son para participar en la licitación de Letes que cierra hoy, con tasas probables de entre 3,4 y 3,9% anual en los plazos de tres y seis meses. De hecho, se observó en los bancos una importante cancelación de plazos fijos en dólares: se bajaron US$ 438 millones que venían cobrando tasas inferiores al 2% anual.

A pesar de estas propuestas, siguen muy firmes los bonos argentinos, que son operaciones a plazos más largos, con tasas a vencimiento que se mueven entre 4,5 y 7% anual. La mejora de las cotizaciones es tan intensa que se ha quebrado el récord alcanzado en momentos del final del tema buitres, y ahora el riesgo país está bajando de nuevo: ayer cerró en 534 puntos básicos.

El optimismo con los títulos argentinos y el ingreso de dólares tiene su explicación. Los cereales están montados en el exterior de la mejora del crudo. La soja acaba de subir en Chicago de 313 a casi 395 dólares en apenas noventa días. Y en Rosario hay una verdadera fiesta: sólo en mayo la soja sube 11% en dólares, el sorgo 6,5%, el trigo 6,1%, el maíz 5,1% y el girasol 4,5%. Medidos en dólares, los granos se negocian en Rosario con el mejor precio de los últimos veinticuatro meses.

Por supuesto, la suba de tasas de la Fed y la firmeza de los bonos tiene su contracara, con algunos precios que se están derritiendo. Y pone un poco en duda todo este optimismo la debilidad de los metales, que siguen con precios muy flojos, acercándose al piso de doce años tocado en el cierre de 2015.

La suba de tasas, enemigo de los metales preciosos, también dejó heridas a las Bolsas. Hay bajas en casi todos los recintos bursátiles y en Buenos Aires, con un volumen operado muy ahuyentado por las tasas altas, el índice Merval perdió otro 1,5%, con bajas de 2 al 4,3% para Petrobras Brasil, Ferrum, TGLT, Dycasa, San Miguel, Edenor, Grupo Oeste Santander Rio, Tenaris, Boldt, Irsa y otros papeles.

La debilidad de los papeles también se hizo presente en Nueva York, donde los ADRs de TGS, Tenaris IRSA, Ternium, Pampa y Edenor sufrieron bajas del 1 al 3%.

Preocupada por las caídas en la Bolsa porteña, la Anses salió a decir ayer que no venderá las acciones heredadas de las AFJPs para pagar las sentencias en los juicios de los jubilados.

Sin embargo, contrariando esta decisión de la Anses, el banco de inversión Goldman Sachs salió a hacer una recomendación en contrario: se volvió más pesimista sobre el rendimiento de las acciones en los mercados bursátiles globales y pasó a recomendar a los inversores que se pasen a efectivo. Según publicó la agencia especializada Bloomberg, los analistas de Goldman rebajaron a “neutral” la expectativa sobre el rendimiento de las acciones globales durante los próximos doce meses.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés