El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 13°C

El dólar apunta hacia abajo

27-10-2016
Compartir

Pocas veces a una elección presidencial en Estados Unidos se le adjudicó tanta importancia desde el punto de vista económico. Pero todo es distinto en esta campaña. Si bien todas las encuestas anticipan el triunfo de Hillary Clinton hay que esperar hasta que se cuenten los votos porque han abundado las sorpresas políticas en 2016. Un triunfo de Trump produciría una conmoción en Estados Unidos y en el resto del mundo. Ayer, por ejemplo, al conocerse una encuesta de Bloomberg que le daba el triunfo a Trump en Florida, se desmoronó el peso mexicano.

Mientras que esperan el 8 de noviembre con alguna ansiedad, los mercados financieros están atentos a varios movimientos. La semana que viene se reúne la Reserva Federal y se descuenta que no tomará ninguna decisión pocos días antes de las elecciones. Pero se esperan señales sobre los que pueden ser sus próximos pasos. Los mercados de futuro anticipan que hay más de 70% de probabilidades de que la Fed suba las tasas en su reunión prevista para los días 13 y 14 de diciembre.

La Fed tranquila

De todas maneras, no hay urgencias en la Fed. La tasa de inflación todavía no llega a la meta del 2% y la tasa de desempleo se mantiene estable en 5%, porque si bien se generan nuevos puestos de trabajo, también hay más personas que se incorporan al mercado laboral. A su vez, los datos económicos muestran que la economía crece a un ritmo moderado, que le da margen de maniobra a la autoridad monetaria para endurecer su política gradualmente sin estar apremiada por las circunstancias.

En este contexto, muchos comienzan a mirar la evolución de la moneda estadounidense. El ciclo alcista del dólar que lleva seis años, podría estar transitando sus últimos capítulos según The Wall Street Journal. Desde 2011 subió 36% contra una canasta de monedas relevantes del mundo pero en 2016 su avance se concentró contra el yen, el euro y la libra. En lo que va del año se devaluó 1,8% mientras que en 2015 había subido 8,6% y en 2014, 12,5%. Octubre fue un mes particularmente bueno ya que subió 2,5% contra una canasta de monedas y recuperó parte de lo perdido en el año pero muchos analistas consideran que todo apunta a una corrección. El principal argumento para ese punto de vista es que la Reserva Federal puede llegar a subir las tasas de interés en diciembre y otras dos veces en 2017 ?siempre en un cuarto de punto? lo cual es considerado insuficiente para sostener el ciclo alcista del dólar.

Las repercusiones

Una baja del dólar sería una buena noticia para los países exportadores de materias primas cuyos precios se mueven en sentido contrario al del dólar.

Si la moneda estadounidense sube menos se facilita la política de aquellos países que quieren mantener atrasado el tipo de cambio y complica la de aquellos que procuran tener monedas competitivas para reactivar sus economías de la mano de las exportaciones. Algunos analistas ven al euro subiendo hasta 1,20 desde el 1,09 actual. Pero como suele ocurrir con los pronósticos económicos no hay unanimidad y otro grupo de analistas considera que como las economías europeas no se recuperan, el BCE mantendrá las tasas y por lo tanto seguirá siendo más atractivo invertir en activos nominados en dólares.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés