El camino para bajar el stock de deuda del BCRA

Las Lebac ascienden hasta $480.000 M.

23-05-2016
Compartir

Los pasivos que acumula el BCRA por las colocaciones de Lebac preocupan: el stock de deuda alcanzó los $ 480.000 M y el 86% tiene vencimiento a menos de noventa días. En este contexto, algunos especialistas en política monetaria ponen en duda la capacidad de solvencia del ente monetario frente a sus obligaciones de pago, y analizan cuáles son las medidas que el gabinete económico del BCRA y Hacienda pueden tomar para desarmar la bola de vencimientos y evitar una futura sobre inyección de pesos en el mercado.

Situación actual

La bola de intereses que viene acumulando cada martes el BCRA debería encender una señal de alerta en el equipo que lidera Federico Sturzenegger: si los acreedores deciden no renovar las Lebacs, ya sea por necesidad de liquidez o para reubicar el dinero en otro activo financiero, la economía interna sufrirá una inyección de dinero enorme y podría repercutir en la inflación esperada. En otras palabras, si esos intereses son renovados con más Letras del BCRA o si finalmente resultan en una mayor expansión monetaria dependerá de la demanda de activos denominados en pesos, que a su vez está ligado a la relación entre las expectativas de devaluación y la tasa de interés esperada.

En este sentido, las estimaciones que hicieron algunas consultoras privadas son alarmantes: hoy el stock de Letras se ubica en torno a $ 480.000 M, pero suponiendo que el stock promedio del año finalice entre $ 500.000 M y $ 530.000 M a un rendimiento promedio del 30%, los intereses devengados por Lebacs podrían trepar a un monto de casi $160.000 M para fin de año. Es decir, si las expectativas toman otra dirección, el BCRA podría expandir la base monetaria en 2,3% del PIB, con costos a futuro en los precios de la economía.

Los pasos a seguir

En este marco, es recurrente la pregunta de cómo se desarmará esta bola de vencimientos e intereses que, según Julio Piekarz, ex gerente general de la entidad, “el BCRA carece de ingresos genuinos para pagar esos intereses”.

“El primer paso es que el Tesoro, en vez de pedirle más recursos El camino para bajar el stock de deuda del BCRA al BCRA, los obtenga emitiendo sus propias Letras en pesos, a plazos semejantes a los de las Lebac”, explica Piekarz en un informe. Los auxilios financieros que el Tesoro recibe del BCRA para cubrir el déficit fiscal se inyectan en el mercado mediante el gasto público y, de esta forma, se produce una expansión de la base monetaria. Esto lógicamente repercute sobre el nivel de precios de la economía, y provoca que el BCRA deba seguir “aspirando” billetes ?mediante elevadas tasas de interés que le generan deuda al organismo? para reducir el exceso de liquidez y, por ende, la inflación futura. Sin estos auxilios, los balances del BCRA podrían mejorar.

“Un segundo paso es que el Tesoro cancele su deuda por Adelantos Transitorios (ATN) entregando Letes en pesos al BCRA, que este licitaría semanalmente, permitiéndole cancelar Lebac a medida que las coloca, con efecto monetario neutro”, argumenta el economista. En otras palabras, que el fisco pague al BCRA su deuda por ATN, incrementando los ingresos de la entidad y, con ello, poder solventar las deudas acumuladas semanalmente por Lebacs.

“Otra medida posible es que el BCRA ofrezca Lebac ajustables por precios. Esto permitiría extender los plazos y bajar el efecto caja de los intereses, ya que podría pagar trimestralmente la tasa de interés real, en tanto que el ajuste se pagaría al vencimiento de los títulos”, concluye Piekarz.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés